Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

en positivo

Defender España

 

Qué es ser español y qué es España más allá de lo que indica el DNI? Es una pregunta que llevamos durante siglos planteándonosla y no hay respuesta sin conflicto. Que España es una identidad distinta a otras realidades territoriales y que hay que defenderla, a mí no me cabe duda. En pocos países existe una realidad tan histórica y plural como la española, y probablemente de ahí nos viene parte de nuestros problemas y nuestras fortalezas. En España durante siglos han existido fuerzas centrífugas y centrípetas en tensión que han generado un tejido complejo de gran fortaleza. En España hay muchas realidades con gran personalidad, y con grandes interconexiones culturales y de intereses que configuran una hecho diferencial a sus partes. ¿Qué es España y lo español? Llevamos preguntándonoslo siglos y en demasiadas ocasiones los enfrentamientos han venido de pretender simplificar esta complejidad. Tenemos muchas realidades que conviven en constante tensión que han configurado nuestra realidad y nuestra forma de vida. Hemos afrontado muchos conflictos irresolubles y sangrientos entre centralismo y localismos, monarquía o república, católicos o laicistas, liberales y liberticidas. Ninguno se ha resuelto a gusto de todos y definitivamente. Por eso en la Transición desarrollamos un pacto que nos ha permitido durante 40 años convivir con un alto nivel de concordia, paz, progreso, libertad, respeto y calidad de vida. No se desarrolló al gusto de todos, y a pleno gusto de nadie, pero ha permitido la convivencia. Y si nadie es capaz de proponer otro modelo alternativo que consiga superior consenso, mejor que sigan intentándolo, pero mientras tanto continuemos con el que tenemos. Y debemos defenderlo con todas nuestras fuerzas y medios pues en ocasiones anteriores querer imponer visiones parciales de lo que debe ser España costó la vida de muchos españoles y odios a las siguientes generaciones. Algunos no entienden el empeño de querer mantener España y la Constitución, a lo mejor es que le falta conocimiento de nuestra historia y de lo que pasa en la actualidad en muchas partes del mundo.

Las noticias más...