Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL AUMENTO DE USUARIOS HA DEJADO PEQUEÑAS ESTAS INSTALACIONES DE JOSE LANOT

Demandan un local más grande para el comedor de San Agustín

Los voluntarios se reunirán con Celdrán para trasladarle esta necesidad

GUADALUPE LEITON 18/09/2012

El incremento de personas con necesidad a causa de la crisis ha dejado pequeño el comedor social que un grupo de voluntarios gestiona en la calle San Agustín, en pleno Casco Antiguo. Son muchos los días en los que estas instalaciones, que tiene una capacidad máxima para 30 comensales, se llena "y quedan fuera muchas personas, a las que no se les puede dar comida caliente y se tienen que llevar bocadillos", según explicó la presidenta de la asociación de voluntarios, Petra González.

Este comedor y el de San Vicente de Paul, que regentan las Hijas de la Caridad en la calle Martín Cansado, son los únicos que hay en Badajoz, la ciudad más poblada de la región. Por ello, los voluntarios han solicitado al ayuntamiento un nuevo local, de mayor superficie que el actual, sin que tengan que abonar la renta que actualmente pagan, que asciende a 500 euros, según señaló.

Tanto el alquiler como el salario de la cocinera son sufragados con fondos procedentes de los donativos.

La asociación ha remitido un escrito al concejal de Urbanismo, Celestino Rodolfo, solicitando el nuevo local con el fin de solucionar el problema que se les plantea, según el abogado José López Castilla, que colabora con esta oenegé. También ha solicitado una entrevista con el alcalde, Miguel Celdrán, y con la concejala de Servicios Sociales, María del Rosario Gómez de la Peña, para trasladarles este problema, sin embargo no ha habido contestación, según el abogado.

Otro de los problemas con los que se encuentra la asociación, según su presidenta, es que no cuentan con voluntarios suficientes para hacer dos turnos de comida, con lo que se podría duplicar el número de usuarios atendidos. En la actualidad hay una veintena de personas colaborando, en su mayoría mujeres de avanzada edad, que acuden distintos días de lunes a sábado.

Petra González, que tiene 71 años, es, según señaló, de las voluntarias "más jóvenes, las hay con 83 y 85 años, por eso necesitamos más voluntarios y queremos que sean personas formales".

La presidenta de la asociación aseguró que ha visto un local por los alrededores del parque de Castelar y la calle Dosma que podría servir, aunque reconoció que necesita que tenga cocina, porque el actual "tiene una que no reúne las condiciones".

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: