Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La atalaya

Desorientaciones (VI)

Fernando Valdés Fernando Valdés
19/06/2017

 

Nada, en apariencia, cambió en lo que se refiere a la orientación de las mezquitas andalusíes entre finales del siglo X y mediados del XII. Hasta la aparición del movimiento almohade. Es sabido que, aun siendo sunníes, los seguidores del Mahdi Ibn Tumart practicaban un muy estricto islam y poseían una peculiar organización interna, de tradición beréber. Dieron muestras desde sus comienzos, o eso contaron sus defensores, de un semejante rigor arquitectónico. Especialmente en lo decorativo. Narra algún autor que, cuando conquistaron la ciudad de Fez, sus habitantes se apresuraron a eliminar la profusa decoración añadida a su mezquita principal, la de al-Qarawiyyin, por sus antecesores y adversarios, los almorávides. Carecemos de constancia arqueológica del suceso.

En 1148, los almohades se apoderaron definitivamente de al-Andalus y el primer califa de la dinastía, Abd al-Mu’min, obligó a todos los reyezuelos locales a acudir a Salé para rendirle homenaje. También el de Batalyaws pasó por el trago. Sin embargo, no parece que desde el primer momento comenzaran a adoptarse medidas de carácter arquitectónico. Incluso, el mismo califa ordenó levantar en Tinmal, al sur de Marraqués, una mezquita que, por tratarse del panteón del Fundador y de sus sucesores, habría de convertirse en el santuario más sagrado del movimiento. Pues bien, se orientó como la aljama de Qurtuba. Y eso a pesar de la peculiar deriva de ésta. Y, además, en el marco de la gran operación urbanística que emprendió en aquella capital marroquí, erigió una nueva y magnífica mezquita, despreciando la levantada por los almorávides al otro lado de la ciudad. Es la conocida como Kutubiya (= de los Libreros). También este nuevo edificio tenía la alquibla a la vieja usanza cordobesa. Y todo resulta más extraño habida cuenta de la actitud estricta del movimiento. ¿Qué pasaba mientras en Batalyaws? Una inesperada respuesta la encontramos al sacar a la luz la mezquita del alcázar, dentro de la Alcazaba. No me estoy refiriendo sólo al proceso arquitectónico, también al político y, en última instancia, al religioso. Porque en estas cuestiones y de modo muy muy especial en el islam medieval una cosa llevaba a la otra.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.