Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La Crónica de Badajoz | Sábado, 1 de noviembre de 2014

LAS PERSONAS QUE PIDEN AYUDA AUMENTAN AL TIEMPO QUE DESCIENDEN LOS INGRESOS PARA MANTENER LOS TEMPLOS

El dinero de las colectas en las parroquias se reduce hasta un 30% a causa de la crisis

Algunos curas han bajado la aportación de su iglesia al fondo de sustentación del clero para cubrir gastos. Muchos sacerdotes destinan parte de sus ingresos a ayudar a las familias en paro, dice el vicario general

GUADALUPE LEITON 15/09/2012

La crisis tampoco respeta a las parroquias pacenses, que están viviendo muy de cerca las consecuencias del paro en sus fieles. En algunas de ellas se incrementaron hasta un 46% las personas atendidas a través de Cáritas.

A medida que aumentan las familias que recurren a las parroquias buscando ayuda, descienden las aportaciones de los fieles en las colectas de las misas del fin de semana. Estas se han reducido un 30% debido a la crisis, aunque en menor medida disminuyeron los donativos en las campañas anuales del Domund o Manos Unidas.

Esto está dificultando el mantenimiento de las instalaciones de ciertas parroquias que, como la de San Juan de Rivera, San José o San Roque, tienen un gran complejo parroquial unido al templo, ya que disponen de menos ingresos para hacer frente a los gastos y además mantienen sus servicios.

El dinero que se recauda del cepillo y de las colectas se destina al mantenimiento de los templos --luz, agua, limpieza, arreglo de goteras y otras obras-- (45%), al fondo de sustentación del clero --que también se nutre del 0,7 del IRPF-- (45%) y al fondo diocesano general (10%).

La situación actual ha obligado a algunos curas a pedir al arzobispado que les permita reducir la aportación que las parroquias realizan al fondo de sustentación del clero para poder hacer frente a las necesidades, según reconoció el vicario general, Sebastián González.

La comisión de seguimiento de ese fondo, que tiene potestad para rebajar la aportación, lo ha permitido en algunos casos, aunque el vicario general recordó que "habrá que devolverlo cuando la situación mejore, esto es solo una medida provisional".

El salario medio de los sacerdotes, que el año pasado fue de 840 euros, no se verá reducido por el momento, porque el fondo de sustentación, que se creó hace 20 años, "puede soportar esa diferencia", según señaló.

Aunque el arzobispado optó por no rebajar el sueldo del clero para destinar esa reducción a los más necesitados, Sebastián González aseguró que "nos consta que los sacerdotes, de manera voluntaria y anónima, están entregando parte de sus ingresos a Cáritas o a ayudas particulares".

En este sentido ha habido, según dijo, varios gestos simbólicos, como en la Misa Crismal de este año, donde por primera vez se hizo una colecta entre los 150 sacerdotes que participaron. "Libremente aportaron 8.500 euros, a los que se sumaron otros 1.200 que se gastaba en un aperitivo de convivencia y que se suspendió. Todo se destinó a Cáritas". Igualmente se hizo con el dinero del aperitivo (unos 3.000 euros) que se ofrecía a unas 200 personas después de la misa de Santiago, celebraba el pasado 25 de julio.

En el arzobispado, según reconoció, la crisis está afectando "con bastante más suavidad que en cualquier familia que está en paro". De momento se pueden mantener los salarios y "a la diócesis todavía nos conceden préstamos", señaló.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: