Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La atalaya

Epitafio

Fernando Valdés Fernando Valdés
06/03/2017

 

Describamos los hechos. Una empresa contratada por la Inmobiliaria Municipal, realiza un trabajo de rehabilitación en la casa situada enfrente de la Puerta del Capitel, en pleno Casco Antiguo. Esta vez la obra tiene una peculiaridad. El dueño de la empresa adjudicataria ejerce de arqueólogo, supongo que con el permiso de la Dirección General de Patrimonio, dirige la tarea y lleva a cabo el seguimiento arqueológico. En ningún momento se ha hablado de excavación. Mal, muy mal. Se está soslayando la Ley de Patrimonio.

Entre las obras contaba enderezar una columna del pórtico frontal que estaba, amén de coronada por un capitel de aspecto antiguo, muy inclinada. En el curso del trabajo se descubre que dicho capitel se labró en una losa que contenía una antigua inscripción latina, un epitafio. Quizás el texto más largo nunca recogido en Badajoz. En ese momento debiera haberse comunicado el hallazgo a la propiedad, la Inmobiliaria, y a la Dirección General. Así ésta podría haber determinado el destino de la pieza. Pues no. Se fotografió y se volvió a colocar, tal cual, en su sitio. O sea, invisible. Sólo se avisó de su aparición en el informe final, cuando la tarea estaba concluida. Y por cierto el referido apercibimiento se fechó el día de los Inocentes.

Gracias a un entusiasta aficionado –y probo ciudadano- hemos tenido conocimiento de los hechos. Y, lo que ya es peor, la Dirección General. Al menos eso explican. Nadie ha confesado conocer esas circunstancias antes. Sería el colmo. Finalmente se ha dictaminado, según me cuentan, que la pieza se desmonte y se envíe al Museo Arqueológico. ¿Ustedes creen que esto son maneras? ¿Busca la Inmobiliaria Municipal empresas de este tipo para ahorrarse la arqueología? ¿No es inmoral, e ilegal, que alguien actúe de ese modo? Y la Junta, ¿qué controles lleva a cabo, si los lleva? Creo recordar que a alguna empresa de arqueología se le llegó a pasar un control ¡diario!, para poder demostrar que lo estaba haciendo mal. Algún técnico, muy voluntarioso, querría demostrar su valía. ¿Y ahora? ¿Se trata a todos los ciudadanos con igual cuidado? ¿Se trata a todos los técnicos de igual modo? ¿Y el patrimonio de todas las ciudades con igual atención?

Las noticias más...