Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El remate

Estabilidad política

María Ortiz María Ortiz
29/12/2017

 

Asusta la inestabilidad a política que se vive en Cataluña. Y es ahora que estamos viviendo tan de cerca las consecuencias a la que cualquier sociedad democrática está expuesta por culpa del nefasto ejercicio de la política cuando valoramos más aún, si cabe, a aquellos políticos capaces de dialogar, de pactar y de buscar lo mejor para los ciudadanos que les han votado.

De hecho gracias a esa capacidad de diálogo y de acuerdo que han demostrado los partidos constitucionalistas de este país, la locura independentista no ido a más; aunque seguirán dando la matraca por algún tiempo.

Por tanto la inestabilidad política en la que Cataluña lleva instalada desde hace varios meses sólo ha llevado a enfrentamientos sociales, a una quiebra institucional y a una crisis económica.

Y sin duda Cataluña es el máximo exponente del retroceso que cualquier sociedad puede sufrir por culpa del enfrentamiento político. Pero hay casos muy cercanos y sonados de como resulta imposible avanzar en la mejora de una ciudad cuando hay que dedicar más tiempo a la «guerra de guerrillas» entre políticos que a mejorar los servicios a los ciudadanos.

Por tanto ahora que se termina el año y que llega el momento de los buenos propósitos para el que viene, sería deseable que los partidos se propusieran mantener cierta estabilidad política. Lo cual, por supuesto, no significa renunciar a la sana y necesaria disputa ideológica.

Y aunque el 2018 es año preelectoral, no debemos perder las esperanzas. Los que gobiernan intentarán conseguir el mayor número de logros posibles; eso le podría garantizar la reelección. Mientras que la oposición no podrá oponerse frontalmente a esas mejoras a riesgo de ser vistos como freno al desarrollo.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.