Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La atalaya

En extensión

Fernando Valdés Fernando Valdés
31/07/2017

 

Parece que la aprobación de los presupuestos municipales vuelve a hacer que colee el asunto del Campillo. El proyecto inicial se paró después de que siete técnicos crearan una plataforma para advertir a la opinión pública del disparate anunciado. Luego se sumaron varios colectivos ciudadanos y, próximas las elecciones municipales, todos los partidos políticos locales, menos el PP. Después, han pasado algunas cosas. Se hicieron unos sondeítos arqueológicos y se nos quiso hacer creer que, desde esa perspectiva, el problema estaba resuelto. Hubo mucho alboroto y la corporación municipal aceptó que debía hacerse «una excavación en extensión». No sé muy bien que quiere decir eso. Tampoco, si en el palacio municipal conocen su significado. Porque yo diría que no hablamos el mismo idioma. Ahora se vuelve a traer a relucir, otra vez, el proyecto arqueológico para la zona en cuestión. Al parecer está en manos de la Junta, para su aprobación. En ese aspecto hemos avanzado. Se ha pasado de no querer ¿excavar?, a redactar un nuevo plan arqueológico. ¿No se había dicho que los primeros sondeos eran suficientes? Lo curioso es que se han hecho, después, algunas excavaciones por la zona, contratadas por particulares y -¡oh, sorpresa!-, solo aparecen restos arqueológicos cuando los trabajos no los paga ningún organismo público.

Quede claro, por si hay dudas. Y si algún profesional opina lo contrario, que me corrija. La excavación se debe hacer en extensión y en profundidad. Es decir, sobre toda el área concernida y no sólo sobre la construida o urbanizada y hasta agotar, en todas partes, el fondo arqueológico. Si se investiga, no basta con una parte. Y si aparecen silos –que aparecerán- el proyecto debe costear los pertinentes análisis de Carbono 14, arqueofauna, semillas, etc. Eso lo manda hacer la Dirección General de Patrimonio en otros yacimientos. ¿Por qué no en Badajoz? La información que aportan es esencial para reconstruir el paleoambiente medieval. Que no ocurra como en la primera fase de las obras de la Alcazaba, donde se quedaron silos sin excavar: por cuestiones presupuestarias. Habíamos quedado en que la excavación arqueológica debe ser un trabajo científico, ¿no?