Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Disidencias

Guillermo

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
11/07/2017

 

La hipocresía, la equidistancia, la travesura, la perversidad, la manipulación o la duda en su sentido más laxo forman parte de nuestra cultura. Desde la cuna, aprendemos a convivir con el mal en todas sus manifestaciones y hay quienes deciden emplear todo su esfuerzo y entusiasmo para convertirse en auténticos maestros del lado oscuro. Sucumben a la tentación sabe Dios por qué íntimos motivos pero que acaban dando tumbos por el mundo y haciéndole la vida imposible a los demás, al tiempo que se afanan por demostrar que siempre pueden avanzar un paso más en su deriva de incoherencia y ambición.

Shakespeare, Guillermo para los amigos, retrató en su obra personajes universales cuyas tipologías aún siguen sorprendiéndonos por su cercanía, desde Hamlet –que, más allá de reflexivo y meditabundo, encarna la duda permanente- hasta esa colección de traviesos, malvados y perversos que harían temblar al más fuerte. Entre los primeros, Puck o Falstaff, a veces bufones, a veces cantamañanas. Para malvados, que hacen el mal sin caer en las consecuencias, en ocasiones casi casi por diversión, la reina del asunto es Lady Macbeth aunque, a muy poca distancia, les seguirán Shylock, Claudio o Iáchimo. La categoría superior pertenece a los perversos, aquellos con un punto maquiavélico en sus acciones, conscientes de ser unos manipuladores y es aquí donde aparecen Yago, Ricardo III, Regania, Gonerilda, el duque de Cornualles, Edmundo, Aarón y Tamora. Como personajes fronterizos entre la travesura y la maldad encontramos a Feste y Sir Toby y entre la maldad y la perversidad a Ricardo II.

Shakespeare, ¡ay que ver cómo era Guillermo!, deja claro que serán el deseo, la venganza y la ambición lo que llevará a estos personajes a las más inmundas cloacas de la maldad y pone en boca de Macbeth una de sus más ricas sentencias: «La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia, que nada significa». Será Umberto Eco, por boca de otro Guillermo, de Baskerville por más señas, quien concluirá con rotundidad: «Huye de los profetas y de los que están dispuestos a morir por la verdad, porque suelen provocar también la muerte de muchos otros, a menudo antes que la propia, y a veces en lugar de la propia». Y es que, no siempre, en el nombre de la rosa, podemos escuchar algo sensato.

Las noticias más...