Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Disidencias

Sálvame

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
07/11/2017

 

El periodista de El País, Juan Cruz, titulaba un artículo: Manual de conversación para ciudadanos tristes. Su tesis: vivimos en un mundo de ideas fijas, de coros, un mundo estancado, donde no queremos escuchar lo distinto, donde “se sigue en Twitter o en las otras numerosísimas redes sociales a quienes dicen lo que queremos leer o escuchar, y se machaca al disidente”. Es lamentable lo que está pasando: o huimos del conflicto, de la pelea, autoimponiéndonos el silencio o la censura o entramos en el debate, que es la guerra. No hay término medio. El griterío, la intolerancia, la soberbia y el autoritarismo se han amplificado de tal manera en las redes sociales o en algunos medios de comunicación, que la vida real empieza a nutrirse ya de estas conductas. Cruz afirma que empezamos a ser todos iguales.

Yo mismo, con casi 600 bloqueados ya en Facebook, me asusto porque el bloqueo lo hago hasta por aproximación: si no me gusta lo que escribes, lo que opinas, no que me lleves la contraria, que ya es conflictivo, si no me gusta, repito, te bloqueo. El 34% de las personas se siente incómoda para expresar su opinión. Hace tres años solo era el 19%. Se han perdido los espacios para discusiones respetuosas entre oponentes porque el parlamento es una batalla partidista y la tele una pasarela de imposturas. O aprendemos a vivir con el conflicto sin que eso nos enrabiete o nos abandonamos al silencio, pero cada vez va estando más claro que la decisión consiste en si queremos ser felices o tener razón. Dicen algunos expertos que la clave está en gestionar las emociones. Las nuestras.

Rebeca Yanke ha escrito un reportaje en El Mundo titulado La España de ‘Sálvame’: por qué no sabemos discutir, donde apunta a esa dicotomía crucial: ¿queremos ser felices o entender al otro? Asimismo, nos recuerda programas como Al rojo vivo, El Chiringuito o Sálvame, donde el griterío, la imposición de las ideas propia, la verdad en almoneda y la discusión convertida en guerra son el espectáculo para atraer a correligionarios y no para organizar el intercambio respetuoso de ideas. Sálvame, por ejemplo, es el reflejo de una sociedad empobrecida por el virus del conflicto como elemento predominante y aniquilador de cualquier conducta social que propicie la convivencia. La mesa camilla de Sálvame dice más de nuestra sociedad que el sistema educativo. Y eso no debería ser bueno.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.