Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

para atender a pacientes que han sufrido infarto de miocardio

Sanidad retoma el proyecto de la unidad de rehabilitación cardíaca

Una campaña que reclama su implantación recoge más de 4.000 firmas. La consejería prevé que esté funcionando antes de que termine la legislatura

 

La Consejería de Sanidad retomará el proyecto para poner en marcha una unidad de rehabilitación cardiaca, destinadas a atender a pacientes que han sufrido un infarto de miocardio, en el hospital Infanta Cristina, según confirmaron ayer fuentes de este departamento. La intención del Servicio Extremeño de Salud (SES) es que esté funcionando a lo largo de la legislatura, pues solo requiere para su puesta en marcha de la inversión necesaria para el personal y el equipamiento.

Sanidad respondió así tras ser preguntada por este medio por la campaña iniciada por un ciudadano a través de change.org para reclamar que se implante esta unidad en Badajoz, una petición que ayer por la tarde ya habían secundado más de 4.050 firmas. El promotor es Roberto García, un vecino de Badajoz, que en mayo del 2015 sufrió una parada cardiaca mientras practicaba ciclismo. Según cuenta en el texto en el que justifica su petición, la casualidad hizo que detrás de él circularan en bicicleta un grupo de médicos, que le realizaron las maniobras de recuperación cardio pulmonar y lograron mantenerlo con vida hasta que llegó el 112.

Tras pasar un mes en la UCI y dos ingresado en planta, le implantaron un desfibrilador y en abril de este año lo operaron para sustituirle la válvula aórtica. Pero la estancia tan prolongada en el hospital le pasó factura y sus condiciones físicas no le permitían hacer una vida normal. Según relata, el acudió a una clínica privada para que le ayudasen en su rehabilitación, logrando recuperar la forma e, incluso, volviendo a hacer deporte. El tratamiento costaba 900 euros y él podía permitirse pagarlo, pero siendo consciente de que otros muchos pacientes no pueden afrontar ese gasto, decidió iniciar esta campaña para que este servicio lo preste la sanidad pública.

El anterior consejero de Sanidad, Luis Alfonso Hernández Carrón, ya anunció en el 2015 que el SES contaría con unidades de rehabilitación cardiaca para ofrecer los tratamientos y terapias rehabilitadoras a los afectados, ya que ahora solo entre el 3 y el 4% tenían acceso a ellos.