Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Nueva puerta abierta al empleo Empresas alemanas buscan trabajadores cualificados españoles.

¡Vente a Alemania, Pepe!... versión siglo XXI

Son jóvenes, tienen muchas ganas de trabajar y están decididos a demostrar su talento sea donde sea: los nuevos ingenieros extremeños cumplen el perfil

A. FERNANDEZ CACERES A. FERNANDEZ CACERES 30/01/2011

Tal vez fue solo una coincidencia. Pero unas palabras de Toñi Carreño, en el Centro de Información de la Central Nuclear de Almaraz, han terminado convirtiéndose en una suerte de preludio: "La situación de Alemania da confianza. Si a ellos les va bien tirarán de nosotros para salir de la crisis". El comentario fue durante la visita de un grupo de periodistas a la planta, hace poco más de una semana. Unos días después, el gobierno germano daba a conocer que planteará a Zapatero, el próximo jueves, que jóvenes españoles cualificados y en paro se incorporen a empresas alemanas para cubrir el déficit de profesionales especializados que sufre el país centroeuropeo, la tercera mayor economía mundial. Vuelve el ¡Vente a Alemania, Pepe! , versión siglo XXI.

El anuncio del Ejecutivo que dirige Angela Merkel ha abierto una puerta de esperanza a muchos ingenieros extremeños, sobre todo a los más jóvenes, los que están terminando la carrera universitaria o lo hicieron no hace mucho. Porque eso es lo que demanda el mercado laboral alemán, mano de obra para el ámbito de las ingenierías y las telecomunicaciones. "Entre 500.000 y 800.000 nuevos empleados especializados" procedentes de toda la Unión Europea, sostiene, apoyándose en diversos estudios, la prensa germana. "Yo me iría seguro", afirma María Jesús Gilo, estudiante de último curso de la Ingeniería de Obras Públicas en la Escuela Politécnica de Cáceres. "Yo también", suscribe Cristina Cacho, que como a María Jesús, le faltan solo un par de asignaturas para acabar la titulación. Alguna duda más tiene Chelo Palomo, de 27 años y que las acompaña a las puertas de uno de los edificios de la facultad: "hay que verse en la situación y ver las condiciones, pero, tal y como están de mal las cosas aquí para encontrar trabajo, seguramente aceptaría".

En España, uno de cada cuatro jóvenes de entre 18 y 35 está parado. En Extremadura, el desempleo afecta casi al 30% de la población de estas edades. La situación es tan cruda que el problema no es ajeno a titulados superiores, gente como Abel Tejedor, un ingeniero industrial de Badajoz que terminó hace 11 años la carrera, casado, padre de dos niños de 1 y 3 años, y que lleva nueve meses sin trabajo. "Compañeras nuestras que acabaron Obras públicas el año pasado están hoy de cajeras, dependientas o se han puesto a hacer un máster porque no encuentran nada", cuenta Cristina Cacho; "y antes, venían las grandes constructoras, Ferrovial, Dragados o ACS, a buscar ingenieros sin haber acabado la carrera, y pagando una pasta", agrega María Jesús. Ambas aseguran que el tablón de anuncios del edificio, hoy prácticamente limpio, "hace cinco años estaba lleno de ofertas de trabajo, no cabían más".

Experiencia vital y laboral

Abel es remiso a creerse el anuncio del Gobierno alemán y, en todo caso, por su experiencia, antes de dar el sí a una empresa germana, analizaría las condiciones. Trabajó con técnicos de aquel país centroeuropeo cuando Siemens construía el AVE a Valladolid y conoce su dinámica laboral y su carácter. "Si las condiciones laborales son como las españolas, no compensa", sostiene. Pero la práctica totalidad del resto de jóvenes extremeños consultados, estarían dispuesto a lanzarse a esta aventura. "En el ámbito de la informática, hay trabajo. El problema es que no está muy bien pagado y son trabajos poco cualificados, que no necesitan un ingeniero", apunta José Manuel García, de 26 años. El, pese a la seguridad que le da tener una plaza de profesor ayudante en la Uex y una empresa de ingeniería del software recién constituida junto a otros dos socios, no descartaría la "oportunidad" de emigrar. La mayoría reconocen que es una iniciativa atractiva, como "experiencia vital", por la posibilidad de conocer otro idioma y otra cultura, y como una opción de reforzar firmemente su formación y sus currículos.

Luis Mariano del Río es el director de la Escuela Politécnica de la Uex. Apunta que en el área de construcción y edificación se ha reducido mucho la demanda de titulados. "Pero suele ser un proceso cíclico de este sector y creo que cuando los alumnos que están empezando ahora acaben la titulación, la situación se habrá recuperado". ¿Y en el campo de las telecomunicaciones? "Pese a los esfuerzos en la región, la mayoría de los alumnos tienen que salir al

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Las noticias más...