Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VUELCO EN LA 19ª ETAPA

Froome revienta el Giro con un ataque lejano en la etapa reina y se viste de rosa

Yates, líder hasta hoy, se hunde a 80 kilómetros de meta y el británico le mete más de tres minutos a Dumoulin


25/05/2018

 

Chris Froome ha puesto este viernes el Giro de Italia patas arriba. El ciclista británico, que empezaba la etapa en la cuarta plaza, ha reventado la 'corsa rosa' con un ataque lejano, a 80 kilómetros de meta, subiendo el Col delle Finestre, un puerto de primera sin asfaltar, y se ha hecho con la 'maglia rosa'. A falta de una jornada de montaña y la plácida llegada dominical a Roma, Froome tiene ahora algo más de medio minuto de ventaja sobre Tom Dumoulin.

El hasta hoy líder, Simon Yates, se ha hundido y ha perdido una minutada, abrasado por el ritmo del conjunto Sky para preparar el asalto de su líder. Dumoulin, que ha coronado La Finestre a unos 38 segundos de Froome, ha ido cediendo tiempo en la bajada y en el ascenso y descenso de Sestrière respecto al destado líder del Sky, capaz de ganarle el pulso al holandés pese a que este viajaba en un grupo con Thibaut Pinot (el único que daba relevos), Supermán López y Richard Caparaz. 

Ancenso al Call de la Fisterre// GIROD`ITALIA

Hasta 3.21 minutos de ventaja ha llegado a tener Froome ya en la subida final a Bardonecchia, y solo entonces se le ha empezado a hacer larga la jornada. Dumoulin, a ritmo, y Pinot, a base de ataques, han logrado limar algunos segundos que dejan la carrera absolutamente abierta para que mañana, en otra etapa de montaña con tres ascensiones alpinas, incluido el final en Cervinia, se decida quien vestirá de rosa el domingo en Roma.