Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA RONDA ESPAÑOLA

Los Lagos evidencian que Valverde está en todas partes

Pinot triunfa en la cumbre asturiana, con 'Superman' López muy activo, Mas creciendo como estrella, Quintana escondido, Yates líder y el ciclista murciano omnipresente

SERGI LÓPEZ-EGEA
09/09/2018

 

Era la sexta vez que subía a los Lagos de Covadonga. "Nunca se me han dado mal", justificaba Alejandro Valverde tras el podio de la Vuelta, entre la niebla asturiana. Llegaba radiante, como si saliera de una cena entre amigos y se dispusiera a tomar la última copa en un local de moda. Era la peor etapa que tenía en el todavía largo camino hacia Madrid. Hace de jefe, hace de gregario, está en todas partes, regula, se descuelga para tomar un poco de aire, captura a los favoritos y encima se lanza a tapar el hueco cuando se lo pide Nairo Quintana. ¡Qué respire! ¡Por Dios! Que tiene 38 años y posiblemente ahora sea, junto al líder Simon Yates, el corredor con más opciones para llegar vestido de rojo a Madrid.

Los Lagos pasaron con un Thibaut Pinot al que se le permitió fugarse para que pudiera ganar en el Alpe d'Huez de la Vuelta, en la cima francesa donde una vez levantó los brazos. Los Lagos, los míticos, los que fueron una vez de Hinaut y también de Lejarreta, los de Perico, de Herrera, Jalabert y tantos y tantos astros de este deporte, no desatascaron una general de la ronda española que deberá liberarse el martes en la contrarreloj de Torrelavega. Todos se vigilan pero solo Yates y 'Superman' López se deciden atacar, con un Quintana que sigue ofreciendo dudas como líder del Movistar ante la fortaleza de Valverde. Hasta Yates, el líder, se ha dado cuenta. "Valverde está muy fuerte".

Era la sexta vez que subía a los Lagos de Covadonga. "Nunca se me han dado mal", justificaba Alejandro Valverde tras el podio de la Vuelta, entre la niebla asturiana. Llegaba radiante, como si saliera de una cena entre amigos y se dispusiera a tomar la última copa en un local de moda. Era la peor etapa que tenía en el todavía largo camino hacia Madrid. Hace de jefe, hace de gregario, está en todas partes, regula, se descuelga para tomar un poco de aire, captura a los favoritos y encima se lanza a tapar el hueco cuando se lo pide Nairo Quintana. ¡Qué respire! ¡Por Dios! Que tiene 38 años y posiblemente ahora sea, junto al líder Simon Yates, el corredor con más opciones para llegar vestido de rojo a Madrid.

Los Lagos pasaron con un Thibaut Pinot al que se le permitió fugarse para que pudiera ganar en el Alpe d'Huez de la Vuelta, en la cima francesa donde una vez levantó los brazos. Los Lagos, los míticos, los que fueron una vez de Hinaut y también de Lejarreta, los de Perico, de Herrera, Jalabert y tantos y tantos astros de este deporte, no desatascaron una general de la ronda española que deberá liberarse el martes en la contrarreloj de Torrelavega. Todos se vigilan pero solo Yates y 'Superman' López se deciden atacar, con un Quintana que sigue ofreciendo dudas como líder del Movistar ante la fortaleza de Valverde. Hasta Yates, el líder, se ha dado cuenta. "Valverde está muy fuerte".

Las noticias más...