Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL DURO DAKAR

Sunderland, vigente campeón en motos, abandona tras un serio accidente

El lider del Dakar-2018 se había convertido en el gran favorito desde el inicio del ralli

EL PERIÓDICO
09/01/2018

 

El motociclista británico Sam Sunderland (KTM), vigente campeón del Dakar, se ha quedado hoy, en la cuarta etapa, fuera de la actual edición del ralli por un aparatoso accidente del que está siendo tratado en un hospital de Lima. Sunderland se accidentó en la parte final de la etapa, que discurría por el desierto peruano, y fue evacuado de emergencia al campamento al padecer un trauma lumbar, según el diagnóstico preliminar.

El británico lideraba el ralli tras haber ganado la primera y tercera etapa, aunque en la de hoy había perdido algo de tiempo respecto a sus perseguidores y, tal vez, eso fue lo que generó el accidente al tratar de recuperar en los últimos kilómetros de la contrareloj el tiempo perdido en el inicio de la especial.

El piloto había bordado una destacada actuación en la jornada anterior, cuando logró sacarle más de 22 minutos de ventaja al español Joan Barreda (Honda), otro de los favoritos con problemas. Al finalizar esa tercera etapa, Sunderland contó que se había lanzado al ataque y que estuvo a punto de tener una seria caída que pudo evitar y continuar el resto del recorrido del día a buen ritmo.

UNA DE LAS ETAPAS MÁS DURAS

La etapa de hoy, con partida y salida en San Juan de Marcona, era la más exigente de las cinco que se corren sobre el desierto de Perú, pues tenía 330 kilómetros cronometrados, con un tramo de 100 kilómetros seguidos de dunas, uno de los tramos arenosos más largos en los 40 años de historia del Dakar.

Los pilotos habían partido desde una playa en líneas de quince motos y Sunderland, al haber ganado la etapa del día anterior, era uno de los encargados de abrir ruta a toda la caravana del Dakar.