Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CUENTAS PÚBLICAS

El Gobierno del PP ha recaudado en seis años 28.000 millones menos de los previstos

El Ejecutivo no ha ingresado ningún ejercicio la cantidad en impuestos que había presupuestado. La suma estimada para el 2018 deberá superar en casi 12.000 millones la del año pasado.

Agustí Sala
28/03/2018

 

Al físico Niels Bohr se le atribuye la frase: "Es difícil hacer predicciones, en especial sobre el futuro". Y en el caso de los Presupuestos públicos sucede lo mismo ¿Hasta qué punto es fiable la predicción de ingresos tributarios realizada por el Gobierno, que espera llegar a un nivel sin precedentes de 210.015 millones de euros, con un aumento del 4,5% respecto a lo previsto en el 2017, muy por encima del crecimiento económico estimado?

En las dos últimas legislaturas del PP, entre el 2012 y el 2017, el desfase entre lo presupuestado y lo efectivamente recaudado supera los 28.000 millones de euros acumulados, según los datos de ejecución del Ministerio de Hacienda. En ninguno de los ejercicios se han cumplido las estimaciones.

El último ejemplo se produjo con los datos del año pasado. En las cuentas para ese ejercicio, el Gobierno estimó unos ingresos tributarios de 200.963 millones de euros, que ya constituían un auténtico récord y unos 15.000 millones más que el ejercicio precedente gracias a la mejoría económica. Finalmente se recaudaron 198.100 millones, casi 3.000 millones menos de lo previsto. Lo que sí que se ha cumplido es el objetivo de déficit, que cerró el 2017 en el 3,07% del producto interior bruto (PIB). 

En el 2018, si es que el Ejecutivo de Mariano Rajoy consigue atar el apoyo de los nacionalistas vascos del PNV, imprescindible para que los Presupuestos tiren adelante, el crecimiento económico previsto, a pesar de haberse revisado al alza, desde el 2,3% hasta el 2,7%, es inferior al 3,1% del 2017.

Además está previsto reducir la recaudación en unos 3.000 millones (2.000 por las medidas para favorecer a las renta bajas y medias en el IRPF y 1.000 por el aumento previsto en las pensiones).  En esta ocasión, el Gobierno espera recaudar casi 12.000 millones más ded los efectivamente ingresados en el 2017 a pesar de todos esos condicionantes. En el pasado, la técnica del Ejecutivo para cumplir las previsiones, o aproximarse a ellas, ha consistido en poner en marcha ajustes (subidas de impuestos o recortes de gasto o una combinación de ambas medidas).

Credibilidad
Lo cierto es que la historia da poco margen para la credibilidad de las previsiones de ingresos. En la anterior legislatura, en la que Cristóbal Montoro también era ministro de Hacienda, no acertó ni un solo ejercicio y obtuvo recaudaciones por debajo de lo presupuestado. Y lo mismo ha sucedido en la actual.

También fallaron sus predecesores, en especial Elena Salgado, vicepresidenta y titular de Economía durante la segunda legislatura del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Entonces, con 75.000 millones menos entre el 2008 y el 2009, se vieron vapuleados por los efectos de una crisis que negaron hasta el último momento.

Montoro no se ha destacado en los últimos años por ingresar lo previsto. El peor ejercicio fue el del 2013, aún achacable a la crisis y con un descenso de la actividad peor del que se había previsto. En total se produjo un desvío de 9.013 millones. La tendencia siguió en los años siguientes pese a la recuperación.

 

Los avisos proceden de distintos frentes. Con respecto a las cuentas del 2016, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ya denunció en el Congreso que el Gobierno hinchó en unos 26.000 millones los ingresos. El objetivo era una previsión positiva de recaudación para prever más gastos y, en caso de que se incumplan los pronósticos, aplicar recortes.

En todo caso, los desfases no son siempre en negativo, también se producen sorpresas agradables para las arcas públicas, con más ingresos de los que se habían estimado. En la primera etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, con Pedro Solbes como gestor económico, la característica fue precisamente esa, con un punto máximo en el 2006, con 14.064 millones de euros de más. Entonces, la recaudación por el IRPF, sociedades e IVA superó con creces los cálculos del Ejecutivo.

También Rodrigo Rato recaudó más de lo que había presupuestado durante la primera legislatura de José María Aznar. La tendencia siguió durante la segunda, con Montoro ya como titular del Ministerio de Hacienda. La excepción fue el 2001, al ingresar 1.103 millones menos de los previstos. Los mayores desajustes se produjeron en el 2008 y 2009, con Elena Salgado como titular de Economía.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.