Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Los proyectos mineros en la región Parte del patrimonio cultural

Yacimientos para admirar

La mina La Jayona, en Fuente del Arco, es la única abierta al turismo, pero existen otra veintena de yacimientos inventariados como puntos de interés

REDACCION
14/04/2013

 

Bajar a la mina nunca fue tan agradable. La riqueza geológica de Extremadura despierta el interés de multinacionales dispuestas a volver a sacar provecho a viejos yacimientos, pero también de expertos y simples turistas apasionados por los encantos de viejas minas hoy abandonadas.

Uno de los ejemplos más claros es la Mina La Jayona, en Fuente del Arco. Hoy un espacio declarado Monumento Natural que aúna naturaleza y andenes, galería y plataformas por las que no hace todavía ni un siglo hombres, mujeres y hasta niños se afanaban para llevar pan a casa cada día. Casi 500 mineros excavaron, entre 1900 y 1921 --año de su cierre definitivo--, la sierra de La Jayona para extraer más de 270.000 toneladas de mineral de hierro de las calizas que lo ocultaban. Fruto de ese trabajo, quedaron al descubierto las entrañas de la tierra que hoy se han convertido en un atractivo turístico. Un hueco de 700 metros de longitud y otros 50 de profundidad forma el tesoro más preciado de este yacimiento.

La Jayona es la principal explotación minera antigua inventariada y catalogada por el Gobierno regional, pero hay otros recovecos de interés para los apasionados ese rico legado extremeño. Las minas de Aldea Moret, en Cáceres, Los Santos de Maimona, Aliseda, Azuaga, Santa Marta de los Barros y Logrosán también han sido ocupados por nuevos usos recreacionales, museos y centros de interpretación para el deleite del turismo. La Mina Pastora, en Aliseda es otro de esos lugares. Ubicada en la sierra del Aljibe, en San Pedro, este yacimiento de hierro y azufre tuvo sus años de esplendor y su decadencia en los años 50. Cinco años después de su apertura cerró debido al bajo rendimiento y de la calidad del hierro.

Aldea Moret es otro de los puntos de interés, aunque hasta la fecha no ha fraguado ningún proyecto para su recuperación. El complejo minero cuenta con un centro de interpretación y está incluido en el inventario realizado por el Gobierno regional y el Instituto Geológico y Minero de España cuyo estudio concluye que el patrimonio minero de Extremadura "es rico y múltiple, siendo su estado de conservación no todo lo bueno que fuese deseable". En total, el trabajo selecciona 51 elementos patrimoniales ubicados en 20 puntos seleccionados y desarrolla programas para su puesta valor, por ahora en el aire.

Las noticias más...