Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

FOTO CONTROVERTIDA

"Porno de la pobreza", la última polémica en las redes de World Press Photo

Aluvión de críticas por la serie de fotografías 'Dreaming Food' donde un fotógrafo sitúa comida delante de personas pobres

Mamen Hidalgo
27/07/2018

 

Vergonzoso, enfermizo, grosero, cruel, insensible... Las páginas de World Press Photo en sus redes sociales se han llenado de duras críticas de los usuarios a cuenta de la última polémica en su Instagram, donde se debate sobre la ética de colocar comida delante de dos niños de la India para denunciar la pobreza. ¿Es "porno de la pobreza"? 

La polémica nació cuando el prestigioso premio cedió su cuenta de Instagram durante una semana al fotógrafo Alessio Mamo, ganador de la segunda categoría People por un retrato de un niño víctima de un misil en Kirkuk, Irak.

Como suele ser habitual, los ganadores cuentan posteriormente con espacios para mostrar proyectos antiguos o sobre los que están trabajando. Mamo decidió seleccionar un proyecto de 2011, 'Dreaming Food', en el que situaba mesas lujosas de comida delante de personas aparentemente pobres en la India con la intención de concienciar sobre el desperdicio de comida en Occidente. 

Pero este uso de Instagram ha indignado a los usuarios, no solo por ficcionar una fotografía—algo que no consideran fotoperiodismo—sino especialmente por la crueldad de situar un pollo asado, espaguetis, fruta y copas frente a niños que no tienen acceso a ello. 

El aluvión de quejas provocó una respuesta rápida de la propia organización de World Press Photo a través de un comunicado: "Durante una semana llevan la cuenta de Instagram. Les damos una guía de uso y les pedimos ser transparentes con lo que hacen, cómo lo hacen y por qué. Ellos son responsables de seleccionar lo que ofrecen, bien sea con un trabajo previo o con el actual".

Alessio Mamo hizo esto del 16 al 22 de julio, dicen, y de alguna manera se desentienden de lo sucedido con el fotógrafo: "La Fundación conecta a miembros de nuestra comunidad con el público, por lo que no limitamos las elecciones de los fotógrafos sino que les pedimos responder directamente cuando hay alguna cuestión". Por último, aseguran que trabajan constantemente para aprender de los debates que se generan.

Para sus seguidores, el comunicado tampoco es suficiente:

El fotógrafo se defiende
A través de un comunicado, Alessio Mamo se justifica: "Estaba obsesionado con la comida que tirábamos, especialmente en Navidad, así que la idea era crear un contraste entre la mesa de Occidente con todo tipo de lujo y un contexto pobre para enfatizar ese contraste-". Lo desarrolló en la India. "Mucha gente fotografiada no sufría malnutrición o hambre, y se sentían libres de participar en el proyecto".

El único objetivo, dice, fue hacer a la gente de Occidente pensar a través de una forma provocativa sobre desperdiciar comida. "Quizás lo hice del modo adecuado, pero trabajé con honestidad y respeto a las personas implicadas. Solo con la intención de hacer pensar sobre este asunto".

Por último, admite errores: "Soy un ser humano. Lo siento por los que se han sentido ofendidos o heridos. No tenía intención de desacreditar a las personas de las fotografías. Amo a la India y a su gente. Siempre estoy abierto a las críticas, pero nunca me había sentido tan odiado como en los últimos días".

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.