Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ELECCIONES GENERALES EN ITALIA

Berlusconi presenta a Tajani como su candidato en el cierre de la campaña

El líder de Forza Italia desvela en el último momento la baza del presidente del Parlamento Europeo para encabezar un hipotético Gobierno conservador


02/03/2018

 

Este viernes, último día de la campaña electoral, los partidos han sacado sus cartas mejores y las han ofrecido al público. La oposición conservadora y la de los indignados lo han hecho de una manera presencial, más comedidos de lo habitual Matteo Renzi, secretario de los progresistas, y el primer ministro Paolo Gentiloni. Los sondeos oficiales, que no son publicables en Italia, dan como estables a la derecha (35%), en leve subida a los progresistas (25%) y en ligera caída a los indignados (26%-27%). Ninguno alcanza el 40% de votos para gobernar.

Por primera vez el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, aliado con la Liga y la extrema derecha de Hermanos de Italia (FdI), ha podido poner finalmente su as sobre la mesa, presentando oficialmente a Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, como candidato a jefe de un Gobierno conservador. Lo ha anunciado, caso raro en la campaña de una coalición, en la primera y única vez en la que los tres líderes se han presentado juntos.

También por vez primera Berlusconi ha prometido y casi jurado que “no haremos ninguna alianza con nadie, aunque perdamos las elecciones”. Se lo pedía insistentemente desde hacía semanas Giorgia Meloni, secretaria de FdI, que el miércoles visitó al “héroe” de la derecha italiana, el primer ministro magiar, Viktor Orbán, el de los muros contra los inmigrantes, y que espera que el primer ministro sea Matteo Salvini, secretario de la xenófoba Liga, y no Tajani. En los últimos días Salvini flirteó con los ultras de CasaPound, pero Berlusconi se negó en banda a subirles al carro.

Renzi, secretario del Partido Demócrata (PD, progresistas), ha hecho un acto de verdadera humildad y por primera vez se ha referido al lunes, cuando ya haya resultados. “Apoyaré cualquier jefe de Gobierno que indique mi partido”, ha dicho al final de una campaña en la que nunca quiso decir si era él o no el candidato para el cargo, o si lo era Paolo Gentiloni, quien le sustituyó al dimitir el pasado año. Al primer ministro le ha venido bien cerrar los mítines brindando cifras, porque, justo el jueves, el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT) había desvelado los últimos datos económicos, todos positivos: el PIB ha subido (1,5%), la deuda ha bajado (131,5%), el paro ha subido solo ligeramente (está en el 11,1%, por el 8,6% de la UE) pero ha descendido el de los jóvenes (-1,2%). “Estos datos confortan”, dijo Gentiloni.

El 'happening' de los indignados

Luigi Di Maio, candidato a primer ministro por los indignados del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), cerró la campaña con un ‘happening’ escenificado de tres días en los que fue dando, gota a gota, los nombres de los 17 ministros de su Gobierno, sin importarle que las elecciones no se hubiesen aún celebrado. Se trata de 17 personalidades por todos reconocidas como competentes y prestigiosas, tal vez desconocidas para el gran público, entre las cuales figuran cinco mujeres. Tres de ellas ocuparán Interior, Defensa y Exteriores. “No se trata de un Gobierno en la sombra [como le habían criticado] sino bajo el sol”, señaló.

En su última aparición pública, Renzi ha alertado que el lunes Italia “corre el riesgo de tener un Gobierno con una mayoría formada por los indignados, Salvini y Meloni”. Ha añadido que “si Di Maio [candidato de los indignados] no consigue el 51%, deberá negociar un Gobierno con la Liga, por lo que sin el PD el país corre el riesgo de tener un Gobierno de extremistas”.

Turbulencias bajo control
En caso de que los partidos antieuropeos aliados con Berlusconi ganaran las elecciones, la City de Londres y los inversores que operan en Milán prevén algunas turbulencias financieras para el lunes, aunque se manifiestan bastante tranquilos. “Italia está yendo bien, pero hay dejar de lado a los indignados del M5S”, advierten los inversores londinenses que operan con Italia.

Las dos cuestiones que más preocupan a los mercados son el nivel de la deuda (131,5%) y que se asegure la continuación de las reformas del mercado laboral, empresarial y fiscal (presión al 42,4%) que empezó Mario Monti (2011), prosiguió Gianni Letta (2012) y continuaron Matteo Renzi (2013-2016) y Paolo Gentiloni (2017). Deuda aparte, se trata de abaratar los costes laborales, reajustar las pensiones para pagar menos y rebajar los impuestos.