Notice: Constant SERVER already defined in /regionales/www/vhosts/PeriodicosPHP/config.global.php on line 140 El escándalo del escolta de Macron paraliza la política francesa - Internacional - La Crónica de Badajoz
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONTROVERSIA EN FRANCIA

El escándalo del escolta de Macron paraliza la política francesa

La oposición mantiene bloqueada la revisión de la Constitución mientras no se esclarezcan los hechos

IRENE CASADO SÁNCHEZ
23/07/2018

 

El escándalo está lejos de apaciguarse. El revuelo alrededor de la agresión del responsable de seguridad de Emmanuel Macron a dos manifestantes ha alcanzado cotas de asunto de Estado y ya no solo ocupa la primera plana mediática, sino que está paralizando la vida política francesa. La comisión de investigación habilitada por la Asamblea Nacional para esclarecer la violencia ejercida por Alexandre Benalla el pasado 1 de mayo, cuando se hizo pasar por policía, ha comenzado este lunes con la comparecencia de Gérard Collomb, ministro del Interior. Una situación que ha alcanzado tal magnitud que ha obligado a suspender hasta nuevo aviso un proceso de enorme calado como es el debate sobre la reforma constitucional.

Sabedor de que se encuentra en el centro de todas las críticas, Collomb ha tratado de limitar su responsabilidad apuntando sin rodeos al Elíseo y a la jefatura policial de París. Según el responsable de Interior, ambas instituciones ya se ocuparon de sancionar al entonces jefe de la seguridad presidencial. Benalla recibió una escueta sanción que acarreaba la suspensión de empleo y sueldo durante 15 días.

Y justo en ese punto reside buena parte del escándalo. Tras la inhabilitación, Benalla continuó ocupando sus funciones, disfrutando incluso de un apartamento propiedad del Elíseo y de una acreditación de alto rango para acceder a la Asamblea Nacional de la que dispone desde julio del año pasado. El revuelo mediático llegó despué de que el diario Le Monde publicara las imágenes que muestran a Benalla luciendo distintivos policiales y golpeando con una violencia incontestable a unos manifestantes. El impacto llevó a presidencia a despedir al responsable de seguridad de los desplazamientos de Macron.

Alboroto
¿Conocía el ministro del Interior los hechos? ¿Por qué no se comunicó lo ocurrido a la fiscalía, como prevé la legislación francesa? ¿Quién facilitó los distintivos policiales a Benalla? ¿Por qué no intervinieron las fuerzas del orden para evitar la agresión del guardaespaldas? Estas son solo algunas de las cuestiones planteadas al ministro del Interior, que ha optado por marcar distancias con el escolta.

Collomb ha asegurado no conocer personalmente a Benalla, con quien simplemente habría coincidido en varias ocasiones. Ha sostenido que tampoco ha discutido el asunto con el mismo Macron, pese a que ambos estuvieron reunidos este mismo fin de semana. Respuestas que han despertado el alboroto entre los diputados presentes en la comisión, poco satisfechos con las vagas respuestas del ministro.

Así, en plena debacle política, Collomb ha explicado que nunca fue informado de la autorización que permitió a Benalla y a su acólito Vincent Crase, responsable de seguridad del partido de Macron, acompañar como "observadores" a las fuerzas del orden durante las manifestaciones del Primero de Mayo.

Investigación
Durante su alocución, el máximo responsable de Interior ha condenado con insistencia los hechos, que ha calificado de "inadmisibles". Unos hechos ahora en manos de la fiscalía, que ha anunciado la imputación de Benalla por cargos de violencia contra manifestantes, uso ilegal de distintivos policiales y acceso indebido a imágenes de seguridad pública.

Paralelamente a esta investigación judicial, la Asamblea Nacional continuará ocupándose de la comisión de investigación que debería arrojar algo de luz sobre este asunto marcado, hasta ahora, por demasiadas zonas de sombra. Esta misma tarde, el responsable de la policía de París será interrogado por la comisión.

Mientras tanto, el debate sobre la revisión constitucional que persigue el objetivo de "una democracia más representativa, responsable y eficaz", continuará bloqueado. La oposición no parece dispuesta a dar tregua al Ejecutivo, sumido en una verdadera crisis política, ni al mismo presidente de la República que, por ahora, se mantiene alejado de los focos, limitándose a condenar estos hechos "escandalosos" e "inaceptables" a través de varios miembros de su Gobierno.