Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

POLÉMICA

El 'caso maristas' enturbia la visita del Papa a Chile

La información de EL PERIÓDICO ha tenido un importante eco en los principales medios chilenos. Ha avivado el debate social sobre el silenciamiento de abusos a menores a una semana de la visita del Pontífice

ABEL GILBERT
09/01/2018

 

El reconocimiento por parte de los Hermanos Maristas de que en el pasado no denunciaban a la justicia "ni ventilaban" los casos de abusos sexuales de los que tuvieron constancia en el seno de colegios de su congregación, una información publicada por EL PERIÓDICO, ha enturbiado la imagen de la iglesia católica chilena cuando faltan pocos días para que aterrice el papa Francisco en visita pastoral. A esa conclusión llegaron los medios de prensa chilenos. La entrevista de este diario a los portavoces de la congregación, Mariano Varona, Héctor Villena y Ernesto Reyes, tuvo un alto impacto en todo el país, y sus efectos no se disiparán el día 15 de enero, cuando el Pontífice de origen argentino pise el aeropuerto de Pudahuel.

El tenor de las declaraciones no deja de comentarse. "Tal vez sí hubo ocasiones en las que alguien pidió ayuda y no se le socorrió", dijo el portavoz de los Maristas, y sus palabras se replicaron en los principales medios escritos, radiofónicos y visuales, de 'El Mercurio' y 'La Tercera' a la CNN de Chile, de los micrófonos de Cooperativa y Bío-bío a portales como 'El dínamo'. Los testimonios de los afectados por los vejámenes también encontraron amplia cobertura. Algunos de estos se hicieron público en agosto pasado, cuando la Congregación Marista reconoció las denuncias, antes de que se emitiera un reportaje sobre el hermano Abel Pérez -el principal acusado-, y pidió perdón.

DENUNCIAS QUE REBROTAN

El caso de los maristas recobró dimensión nacional en estas horas y volvió a poner en un primer plano otros escandalosos hechos de abusos. Volvió a tomar la palabra James Hamilton, un reconocido cirujano que puso de cabeza a la Iglesia Católica chilena con su denuncia en contra de Fernando Karadima, el sacerdote preferido de la clase alta santiaguina, suspendido de por vida desde 2010 por abusos similares a los cometidos por los maristas. En una carta abierta a Francisco publicada por el semanario The Clinic, Hamilton pidió al papa que reciba a las víctimas de las vejaciones perpetradas por curas en ese país. "¿No nos crees? ¿O a pesar de creernos, la consanguinidad de la curia prevalece?", le interpelaba. Hamilton dijo que, con la llegada de Jorge Bergoglio, no ha podido dejar de preguntarse "por qué se permite el traslado silencioso de estos clérigos a otras parroquias e incluso otros países o continentes, donde miles de menores y adolescentes se siguen exponiendo a estos depredadores?" y "¿cómo se dejó a numerosos sacerdotes ya identificados como pedófilos y abusadores a cargo de colegios hogares de menores?".

De acuerdo con el portal El Mostrador, al papa lo esperan en Chile "algo más que rezos" porque "enfrentará la molestia de manifestantes" que buscan que los mire y les explique, por ejemplo, el cerco que levantó la Iglesia en torno al obispo de Osorno (en el sur del país), Juan Barros, cuestionado por sus vínculos con Karadima. Las noticias relacionadas con los maristas no han hecho más que reactivar la decisión de hacerse escuchar, aunque con escaso optimismo. "El Papa ha actuado más como un jefe de Estado que como un líder espiritual", ha dicho Juan Carlos Claret, uno de los integrantes del grupo de laicos osorninos en contra de Barros.

Mientras, como señaló 'La Tercera', "la comunidad marista sigue bajo la lupa". La dirección chilena de la orden prometió investigar a fondo lo ocurrido en el pasado en el marco de una Comisión para la Verdad que integrará un equipo de expertos en derechos humanos externos que diseccionarán lo ocurrido en el pasado de las doce escuelas chilenas. "En principio, se ha estimado que esta comisión debería recopilar información de los últimos 50 años, aunque el periodo definitivo dependerá de los avances que se vayan verificando", se explicó meses atrás a La Tercera.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.