Almendralejo

La importancia de las amenazas invisibles en la industria alimentaria

El Grupo Dihex aconseja sistemas de prevención que son claves para la confianza del consumidor

Industria alimentaria.

Industria alimentaria. / EP

Tener un enemigo invisible en la cadena de producción de cualquier industria alimentaria puede ser más común de lo que uno se imagina. Esto ayuda a que gérmenes y bacterias se vuelvan casi indestructibles a los desinfectantes. Y si la situación se alarga, puede llegar a descontrolarse.

“Ignorar esta amenaza puede tener consecuencias devastadoras para una industria como enfermedades transmitidas por los alimentos, demandas legales, desconfianza en el consumidor hacia el producto y la marca, y un largo etcétera”, advierten desde el Grupo Dihex, empresa de referencia en el sector de la higiene, limpieza y desinfección en este tipo de industrias alimentarias. En caso de que el problema se encuentre en tuberías podría producir obstrucción y daños irreparables en maquinarias, agravándose el problema económico. Y todo esto puede ocurrir en apenas 24 horas.

Desde Dihex aconsejan a las empresas estar bien prevenidos, y realmente seguros, de que se tiene una fábrica realmente protegida. No basta con llevar un plan de limpieza exhaustivo con productos adecuados, sino disponer de controles rutinarios para examinarlo todo.

Hay enemigos muy peligrosos que son los denominados biofilms. Estos microorganismos encuentran nutrientes, humedad y superficies para adherirse, por lo que, en tan solo un día, pueden formarse y crear esa película tan difícil de detectar y donde patógenos y bacterias como salmonella o listeria pueden desarrollarse sin darte cuenta.

La situación puede parecer, en principio, lejana para cualquier empresa, pero desde Dihex advierten que puede ser más común de lo esperado. También apagan el alarmismo con la existencia de soluciones que hacen posible la detección de biofilms y, por consiguiente, su tratamiento para eliminarlos.

Desde Dihex hablan de dos soluciones. Por un lado, un producto llamado Biofinder que está especializado en la detección de biofilms y contaminación en superficies de la industria alimentaria, farmacéutica y restauración y que reacciona de forma inmediata. Su liquido naranja genera microburbujas blancas cuando entra en contacto con estos organismos que causan intoxicaciones o infecciones.

También recomiendan el TBF 300, un test rápido para la detección de biofilms en superficies.