Almendralejo

La urbanización de calles de tierra, una asignatura pendiente en 2024 en Almendralejo

El presupuesto municipal de 2024 incluye una decena de calles a mejorar entre las que hay varias que son de tierra con casas y múltiples empresas

Calle Paredes Rangel.

Calle Paredes Rangel. / EP

Almendralejo, como las grandes poblaciones de Extremadura, sigue mejorando en sus comunicaciones y proyección urbanística, pero todavía tiene pendiente elementos a mejorar. Uno de ellos son algunas calles que todavía son de tierra y que carecen de urbanización completa. Vías en las que, con el paso del tiempo, los propietarios han ido edificando construcciones y ahora precisan de servicios.

Por ese motivo, el presupuesto municipal de 2024 aprobado de forma reciente engloba la mejora y urbanización de nueve calles en esta tesitura. La más esperada desde hace años ha sido la calle Navalmoral de la Mata, que, tras haber tenido problemas en el proceso de la obra, parece que en breve estará terminada y con todos sus servicios. Ya el ayuntamiento ha destinado 11.403 euros para este año, aunque todavía no se han puesto en marcha las cuotas de participación, ya que serán los vecinos los que sufraguen parte de dicho proceso.

Lo mismo ocurrirá con otras calles. Una muy cercana de allí es la calle Arroyo de la Luz, que también con el paso del tiempo ha ido viendo cómo se edificaban casa y ahora está en el proceso de partida para su urbanización. Se ha destinado 800.000 euros para llevar a cabo el proceso.

El presupuesto también ha destinado 600.000 euros para comenzar la urbanización y arreglo de la calle Alberca, una vía fundamental que conecta dos grandes arterias de comunicación como son la calle Badajoz y la carretera Santa Ana. Tiene un alto tránsito de vehículos de forma constante y el estado del asfaltado es deprimente. No cuenta ni con márgenes arreglados ni acerados y su arreglo supondría un primer paso para la regeneración de esta zona.

Otros 600.000 euros se han destinado para la calle Paredes Rangel, una de las vías que conecta la zona del polígono industrial con la antigua carretera de Sevilla y que linda con uno de los extremos del cementerio. Sus propietarios se han quejado continuamente de que no les hacen caso y el problema se agrava en días de lluvia, donde el terreno se pone impracticable. 

También se arreglará la calle Santa Rita de Casia, una de las que sale a la derecha de la antigua carretera de Sevilla conforme uno se dirige al restaurante Abakua. Está repleta de talleres y naves empresariales. Hay 250.000 euros. 

Otra partida de 300.000 euros será para la calle Belice, una de las que sale a la derecha de la carretera de Aceuchal antes de llegar al centro de salud de San Roque. Y hay 500.000 euros para la calles Granado y Harninas, que ya experimentaron mejoras.