PRIMER DE LAS CUATRO PROTESTAS PREVISTAS EN DIFERENTES POBLACIONES DE LA REGIÓN HASTA EL PRÓXIMO 24 DE MARZO

El sector de la feria sale a la calle para exigir que se le deje trabajar

Más de un centenar de feriantes, miembros de empresas, circos y empresas de espectáculos se concentraron ayer en Badajoz para denunciar su "agónica situación" y pedir a las administraciones apoyo para retomar su actividad de forma "segura" tras 18 meses parados

El sector de la feria sale a la calle para exigir que se le deje trabajar

El sector de la feria sale a la calle para exigir que se le deje trabajar

Belén Castaño Chaparro

Belén Castaño Chaparro

En casa de José Antonio Fernández Martínez no entra «ni un euro» desde octubre del 2019. La última vez que montó sus atracciones fue en la feria de San Miguel de Zafra, con la que cerraba la temporada hasta marzo del 2020. Pero la pandemia se inició justo antes de que comenzara la siguiente y desde entonces está en el dique seco. Los mismo le ocurre a Julio Naranjo, uno de los feriantes más veteranos de la región. «Nací en una barraca, tengo 68 años y llevo toda mi vida trabajando en la feria. Las hemos pasado de todos los colores, pero el más oscuro esa siendo este», lamentó el empresario, que advirtió de que el sector está «en las últimas» y temió que muchos compañeros no puedan aguantar si esta situación se prolonga. «Algunos están malviviendo en una caravana en un polígono porque han tenido que alquilar sus casas», aseguró.

Sus casos son solo dos ejemplos del difícil momento que atraviesa el sector de la feria en Extremadura, del viven las 1.500 familias, más de la mitad de la provincia de Badajoz. José Antonio Fernández y Julio Naranjo participaron ayer una protesta en Badajoz en la que, al grito de ‘queremos trabajar’, más de un centenar de feriantes, miembros de orquestas y trabajadores de espectáculos, carpas y circos se echaron a la calle en Badajoz para lanzar un SOS y visibilizar su «agonía».

Esta fue la primera de las cuatro concentraciones que el colectivo llevará a cabo en Extremadura hasta el próximo 24 de marzo. Los participantes, con pancartas, carteles y bocinas, partieron del paseo de San Francisco y llegaron hasta la plaza de España, donde permanecieron unos minutos concentrados antes de disolverse. «Llevamos 18 meses parados, sin ingresos, sin ayudas y sin esperanza de reactivar nuestras empresas», denunció Rosa Morgado, portavoz del colectivo de feriantes y orquestas en la región, quien recordó que el de la feria es el «único» sector que no ha podido retomar aún su actividad. «Nos sentimos discriminados económica y socialmente», afirmó.

Morgado explicó que han mantenido reuniones con el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y el consejero de Sanidad, José María Vergeles, además de con los presidentes de las diputaciones de Badajoz y Cáceres, Miguel Ángel Gallardo y Carlos Carlos, respectivamente, a los que han presentado un protocolo elaborado por ellos mismos para la celebración de ferias, aunque tengan que ser de menor formato. «Ahora estamos pendientes de que nos llamen para una mesa de trabajo, para que ambas partes podamos llegar a un acuerdo para que se puedan celebrar de manera totalmente seguras», explicó.

La portavoz del colectivo apuntó que en el protocolo que han planteado a las administraciones se recogen todas las medidas que adoptarían para garantizar la seguridad de los usuarios en sus atracciones, como la desinfección de los ‘cacharritos’, puntos de entrada y salida diferenciados o tickets desechables, además de las normas generales como la distancia social, el control de aforos y la distancia social.

Los feriantes, miembros de orquesta y el resto de afectados han decidido movilizarse para reclamar apoyo a la Junta y a los ayuntamientos para resolver su «penosa» situación, pero también porque quieren que la ciudadanía conozca sus problemas, «porque un bar se ve que está cerrado, pero a nosotros no se nos ve porque no tenemos una ubicación concreta».

«Están abiertos la hostelería y los parques de atracciones, ¿por qué nosotros no? Era la pregunta que ayer se hacían los feriantes y para la que no encontraban respuesta. Este parón ‘obligado' está causando que muchos hayan tenido que desprenderse de bienes para poder sobrevivir y hacer frente a sus préstamos e hipotecas, con el riesgo de perder sus viviendas «Somos empresarios extremeños y se nos tiene que tratar como tales», reivindicó Morgado, quien advirtió de que si no se les permite trabajar pronto «será la muerte de un sector muy importante y necesario».

La portavoz del colectivo lamentó que en Badajoz su alcalde, Francisco Javier Fragoso, no se haya reunido aún con ellos. Fuentes municipales confirmaron que está previsto un encuentro la próxima semana para escuchar sus demandas. En la protesta de ayer los acompañó el portavoz municipal de Vox, Alejandro Vélez.