Quirón Salud

Clideba pone en marcha una unidad de medicina física y rehabilitación pionera

Responsables de la unidad.

Responsables de la unidad. / QUIRÓN SALUD

Redacción

Quirón Salud Clideba ha puesto en marcha una unidad de medicina física y rehabilitación pionera en Extremadura, que incorpora los últimos avances tecnológicos en diversas disciplinas con el objetivo de aportar valor y calidad a aquellos pacientes que han sufrido alguna eventualidad que genere discapacidad y dolor en su día a día.

El doctor Javier Cotrina Martínez, máximo responsable de esta unidad explica este nuevo servicio ofrece a cualquier persona afectada por una lesión, enfermedad o intervención quirúrgica la oportunidad de recuperar de la forma más rápida y completa su capacidad funcional. Así, añade que Medicina Física y Rehabilitación “es una especialidad médica con un verdadero auge en los últimos años, que ha exigido a sus profesionales dar un salto de calidad en cuanto a formación especializada en tecnología y medicina regenerativa con vistas a mejorar la salud de sus pacientes”. En el caso de la unidad de Quirónsalud Clideba, “somos especialistas en Medicina Regenerativa e intervencionista, contando con ecógrafos de alta gama con los que realizamos todos los tratamientos a nuestros pacientes, para así mejorar enormemente la precisión”. En esta unidad, destacada el doctor Cotrina, “humanismo y ciencia van de la mano” ya que se ofrece “un trato personalizado, cercano al paciente, contando con última tecnología y actualización constante de sus profesionales para ofrecer a la población extremeña las mismas opciones de tratamiento que hay en ciudades como Sevilla, Madrid y Barcelona sin tener que desplazarse”.

En la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación se ofrecen numerosos servicios, ya que incluye hasta siete unidades diferentes. Es el caso de la Unidad de Rehabilitación Cardíaca, en la que se integran los profesionales del Centro Cardiológico Fernández de Soria, un equipo de Medicina Física y Rehabilitación, un fisioterapeuta experto en Rehabilitación Cardíaca y un psicólogo.

El cardiólogo Elduayen Gragera, del Centro Cardiológico Fernández de Soria, apunta que “el objetivo fundamental de los programas de Rehabilitación Cardíaca es mejorar la calidad de vida de los enfermos, y si fuera posible la mejora del pronóstico”. En este sentido, apunta que los estudios clínicos demuestran que es posible cuando se trabaja con un abordaje multidisciplinar, a pesar de lo cual en España sólo se rehabilita el 3% de los pacientes posibles.

Así, estos tratamientos -que se diseñan de manera individualiza- están especialmente indicados para pacientes que han sufrido un evento cardíaco (infarto de miocardio, angina de pecho, insuficiencia cardiaca y otros) con la finalidad de devolver a los enfermos el máximo de posibilidades físicas y mentales, de forma que se pueda recuperar una vida normal desde el punto de vista social, familiar y profesional. Al mismo tiempo se disminuye la mortalidad de origen cardíaco.

Es pionera en la región la Unidad de Rehabilitación Intervencionista, en la que se aplican los últimos avances en Medicina biológica y regenerativa (aplicación de plasma rico en plaquetas (PRP), suero autólogo rico en Citoquinas (QREM), ácido hialuronico de última generación, bloqueos nerviosos periféricos, toxina botulínica para bruxismo crónico y radiofrecuencia pulsada) guiados con ecografía para maximizar su eficacia.

Otra de las novedades es la Unidad de Rehabilitación Neurológica, que se centra en pacientes que han sufrido accidentes cerebrovasculares (ictus isquémico y hemorrágico) o que sufren secuelas de patologías de cualquier tipo en el Sistema Nervioso Central.

También se ha puesto en marcha una unidad de Linfedema. El doctor Cotrina recuerda que “todas las mujeres que han sufrido cáncer de mama y que han sido extirpadas de ganglios linfáticos deben ser evaluadas periódicamente en la consulta del médico rehabilitador para tener un control estrecho de linfedema”.

Asimismo, ya están disponibles la unidad de Dolor Musculoesquelético (para patologías de origen degenerativo o traumático), la unidad de Rehabilitación de Amputados y la unidad de Rehabilitación Infantil para alteraciones ortopédicas en la infancia (displasias de cadera, plagiocefalia, torticolis muscular congénita, escoliosis, patologías del crecimiento, entre otras).