Se encontraba en Sevilla con sus hermanas

Fallece a los 93 años Antonio Montero, el primer arzobispo de Mérida-Badajoz

El funeral está previsto este sábado, a las 12.00 horas, en la Catedral de Badajoz y será enterrado en la concatedral de Mérida

Antonio Montero, en una imagen de archivo.

Antonio Montero, en una imagen de archivo. / S. García

REDACCIÓN

El que fuese el primer arzobispo extremeño, Antonio Mortero Moreno, arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, jubilado desde 2004, tras 35 años de servicio episcopal y 53 de sacerdocio, acaba de fallecer a los 93 años. Se encontraba en Sevilla, donde vivía con sus hermanas. El funeral tendrá lugar el sábado, a las 12.00 del mediodía, en la Catedral Metropolitana de Badajoz y a las 20.00 horas será la sepultura en la Concatedral de Santa María la Mayor de Mérida. Está previsto que el cuerpo llegue a Badajoz mañana viernes, sobre las 20.00 horas, a Badajoz, donde se instalará la capilla ardiente en la catedral hasta las 22.30 horas y desde las 8.30 horas del sábado hasta la misa funeral. Una vez terminada, se reabrirá hasta las 19.00 horas.

Antonio Montero Moreno era natural de Churriana de la Vega (Granada), donde nació el 28 de agosto de 1928. Cursó sus estudios eclesiásticos en el Seminario de su Archidiócesis y licenció en Teología en la Facultad jesuítica de la capital granadina. Obtuvo también la licenciatura en Historia de la Iglesia por la Universidad Gregoriana de Roma, y el Doctorado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Se graduó posteriormente en Periodismo por la Escuela Oficial de Madrid.

Antonio Montero recibió el orden sacerdotal el 19 de mayo de 1951, en la Basílica de San Juan de Letrán de Roma. Fue coadjutor de la parroquia granadina de San Agustín, capellán del Hospital Clínico de la Facultad de Medicina y profesor de Religión en el Colegio de Cristo Rey. Durante sus años romanos formó parte activa del grupo literario de jóvenes sacerdotes creadores de la revista poética 'Estría'. En 1953 Antonio Montero Moreno es nombrado subdirector de la revista 'Ecclesia' y director en 1958, cargo en el que permaneció hasta 1967. Desde 1955 a 1969 simultaneó esta responsabilidad con la creación y dirección de la institución editorial PPC (Promoción Popular Cristiana).

Desde 1954 a 1960 fue profesor de Historia eclesiástica y de Patrología del Seminario Hispanoamericano (OCHSA) de Madrid. Participó en Congresos Internacionales de Prensa Católica, como los de Nueva York y Viena. De su labor periodística destacó su trabajo como cronista durante la celebración del Concilio Vaticano II y de redactor editorialista del diario Ya desde 1967 a 1969.

El 10 de abril de 1969 el Papa Pablo VI lo nombró obispo auxiliar de Sevilla. Fue consagrado el 17 de mayo en la catedral hispalense. El día 3 de mayo de 1980 fue nombrado obispo de Badajoz, haciendo su entrada en la diócesis el 24 del mismo mes.

El día 28 de julio de 1994, el Papa Juan Pablo II, por la bula 'Universae Ecclesiae sustinentes' creó la nueva Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, que comprende a las tres diócesis extremeñas, y nombró primer arzobispo de la nueva sede metropolitana a monseñor Antonio Montero, que tomó posesión de la archidiócesis en el acto de ejecución de la referida bula, en Mérida, el día 12 de octubre de 1994.

En 1997 fue nombrado académico de la Real de Extremadura de las Letras y Artes y en 2001 le fue concedida la Medalla de Extremadura. El 4 de septiembre de 2004 dejó la diócesis por motivos de edad.

Antonio Montero fue miembro de la Confederación Episcopal Española de Medios de Comunicación Social miembro de 1972 a 1978. Desde ese año, hasta 1987 fue presidente de la misma comisión. Entre 1987 y 1993 pasó a ser miembro de nuevo de esa comisión para volver como presidente de 1993 a 1999. Desde ese mismo año fue miembro de la comisión. Perteneció a la Comisión de Pastoral Social de 1975 a 1978.

Suscríbete para seguir leyendo