Después del que fue disuelto el sábado, con un millar de jóvenes en el parque Infantil

El alcalde descarta volver a autorizar los botellones en Badajoz

Gragera defiende que el ayuntamiento debe promover hábitos saludables y el respeto al descanso y no cree que la solución pase por poner "policía preventiva"

Jóvenes de botellón en el parque Infantil, la noche del pasado sábado.

Jóvenes de botellón en el parque Infantil, la noche del pasado sábado. / Andrés Rodríguez

Ascensión Martínez Romasanta

Ascensión Martínez Romasanta

El alcalde de Badajoz, Ignacio Gragera, descarta «por el momento» que el ayuntamiento vuelva a autorizar la celebración de botellones en espacios públicos de la ciudad. En Badajoz no están permitidos por un decreto de alcaldía publicado en los inicios de la crisis sanitaria del covid, que sigue en vigor, y el actual equipo de gobierno no está dispuesto a revocar esta decisión en el compromiso de fomentar hábitos saludables entre la juventud y por el respeto al derecho al descanso de los vecinos del entorno.

Antes del decreto que prohibía los botellones, el Ayuntamiento de Badajoz los permitía en el entorno del ferial de Caya, junto a Lusiberia. Pero al alcalde no le parece «razonable» habilitar un espacio alejado del centro urbano, porque obligará «sí o sí» a que la gente que quiera congregarse tengan que desplazarse en vehículos particulares para participar en un botellón que, por definición, implica el consumo de bebidas alcohólicas. «Nosotros tenemos que promover hábitos de vida saludables», recalca.

No sólo eso, Gragera está por la labor de que la solución pasa por «concienciar» de que este tipo de concentraciones no están permitidas en Badajoz y no se van a autorizar «porque existe un derecho a la diversión pero también al descanso vecinal».

Gragera respondía con estas manifestaciones a preguntas de la prensa después de que el pasado sábado la Policía Local disolviese un botellón con un millar de jóvenes en el parque Infantil, muchos de ellos menores. Ocurrió al filo de la medianoche, sobre las 23.45 horas, como informó este diario. Al día siguiente, el grupo municipal socialista criticó, mediante una nota, que no se hubiesen tomado medidas de prevención para evitar esta multitudinaria reunión de jóvenes en un espacio patrimonial y criticó el retraso en la limpieza de los restos de la noche anterior.

Respecto a las medidas de prevención, el alcalde señala que la Policía Local actúa cuando se congregan los jóvenes, muchos de ellos menores de edad, y se disuelve el botellón en el momento que se produce, porque «no podemos tener un policía en cada espacio público para evitar que la gente haga botellón, no parece razonable poner policía preventiva en un sitio para que disuada a los jóvenes», defendió. Así, apunta que si hubiese agentes en el parque Infantil, posiblemente los jóvenes se reunirían en otro lugar, en el parque de las Viudas, en la Alcazaba o en la plaza de los Alféreces, como ocurrió en Navidad. Al grupo socialista, Gragera le reprochó que con estas propuestas «parece que quiere un estado policial en la ciudad de Badajoz y eso no es posible ni deseable», porque «tener policía preventiva para evitar que la gente tenga conductas incívicas es propio de otro tipo de régimen», apunta.

Además, el alcalde se pregunta qué medidas se pueden adoptar para evitar un botellón espontáneo. «No se puede prevenir, lo que sí se puede hacer es disolver o actuar para que no se produzca esa ruptura de las normas de convivencia». Y una vez que ocurre y se disuelve, lo que tiene que hacer el ayuntamiento, según dijo, es «movilizar a todo el personal» de limpieza y del servicio de Parques y Jardines, para limpiar el parque Infantil en cuanto los trabajadores se incorporaron el domingo por la mañana.

Reconoce Gragera, por otra parte, que excepcionalmente se están autorizando los botellones coincidiendo con la celebración de grandes fiestas de la ciudad, como Carnaval. «Se permiten porque creo que hay que dar a la ciudadanía también la posibilidad de poder disfrutar en fechas concretas y bajo la supervisión y el control de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad».