Los presuntos hechos, que sucedieron en 2019 en San Roque, se juzgarán el 3 de julio

Piden 8 años de prisión para un acusado de retener y amenazar a dos jóvenes, uno menor, en Badajoz

En compañía de otras dos personas no identificadas, simuló ser policía, los esposó, los retuvo en un coche varias horas y les apuntó con una pistola de aire comprimido

El imputado niega los hechos y su defensa solicita que sea absuelto

Calle Isidro Pacense, donde los dos jóvenes fueron supuestamente abordados por el acusado y sus cómplices.

Calle Isidro Pacense, donde los dos jóvenes fueron supuestamente abordados por el acusado y sus cómplices. / CELIA ROJAS

Belén Castaño Chaparro

Belén Castaño Chaparro

A 8 años de prisión es a la pena que se enfrenta un vecino de Badajoz acusado de retener y amenazar con una pistola de aire comprimido a dos jóvenes, uno de ellos menor de 17 años, fingiendo ser policía. El imputado supuestamente actuó de común acuerdo junto a otras dos personas, que no han podido ser identificadas. 

Los presuntos hechos, que se juzgarán el próximo 3 de julio en la Audiencia Provincial de Badajoz, tuvieron lugar la madrugada de septiembre de 2019 en la calle Isidro Pacense de San Roque. Según el escrito de la fiscalía, el acusado y sus cómplices circulaban a bordo de un vehículo, cuando se acercaron a los dos jóvenes, a quienes abordaron asegurando ser policías. Tras esposarlos, los obligaron a introducirse en el coche, mientras les apuntaban con una pistola de aire comprimido del calibre 4,5.

Una vez en el interior del vehículo, los llevaron hasta un callejón de las 500 viviendas y después, a un descampado del Cerro de San Miguel, donde, según el relato del ministerio público, los volvieron a amenazar con el arma, al tiempo que les hacían preguntas sobre sus familias y les decían que eran sospechosos de un robo perpetrado en un bar. En ese momento, uno de los presuntos agresores pidió a los otros dos que sacaran la defensa extensible.

Cacheo y fotos a sus DNI

La fiscalía sostiene que sobre las cinco de la madrugada, en este mismo descampado, bajaron a los jóvenes del coche - donde habían permanecido desde que fueron retenidos en la calle Isidro Pacense dos horas antes- les quitaron las esposas y los obligaron a vaciarse los bolsillos y a quitarse las chaquetas, tras lo que los cachearon. 

A continuación, siguiendo con su engaño de que eran policías, fotografiaron sus DNI con sus teléfonos móviles, para posteriormente trasladarlos a la calle Ricardo Casas Lozano, donde los dejaron libres. Durante todo el trayecto, el acusado y sus acompañantes conminaban a los dos jóvenes a mirar al suelo y no a sus caras.

Poco después, la Policía Nacional detuvo al único sospechoso identificado junto al vehículo que supuestamente utilizaron, en cuyo maletero hallaron una pistola de aire comprimido y una defensa extensible.

La fiscalía lo considera autor de dos delitos de detención ilegal y pide que sea condenado a 4 años de cárcel por cada uno de ellos. Además, reclama que indemnice a las víctimas con 3.000 euros.

El acusado niega los hechos y su defensa solicita que sea absuelto.