Más de 20 años sin uso

Primeras obras para la rehabilitación del conventual franciscano en Badajoz

El ayuntamiento contrata los trabajos de demolición selectiva de las construcciones sin valor patrimonial que se han ido añadiendo a lo largo de los años

Con casi 5.000 metros cuadrados en el corazón del Casco Antiguo, fue adquirido por el consistorio en diciembre de 2021

Edificio del conventual franciscano.

Edificio del conventual franciscano. / S. GARCÍA

Ascensión Martínez Romasanta

Ascensión Martínez Romasanta

El antiguo convento franciscano o de la Concepción, en la esquina de las calles San Juan con Bravo Murillo, que lleva más de 20 años sin uso (desde 2003), pronto se verá sometido a las primeras obras para su rehabilitación. El Ayuntamiento de Badajoz lo adquirió en diciembre de 2021 y acaba de licitar la contratación de los trabajos de demolición selectiva y arqueología previa para eliminar las construcciones sin valor patrimonial que se han ido añadiendo a lo largo de los años en la fragmentación de un inmueble que tiene 4.921 metros cuadrados de superficie construida, en tres plantas levantadas en 1.725 metros cuadrados de suelo repartidos en cinco referencias catastrales, lo que da idea de las divisiones a las que ha estado sometido. El presupuesto de esta primera obra es de 215.000 euros y el plazo de ejecución de los trabajos es de 4 meses.

La intención del equipo de gobierno es trasladar y unificar servicios municipales a este inmueble, una vez rehabilitado.

El ayuntamiento adquirió este edificio del siglo XVIII por 741.000 euros a su anterior propietario, Miguel Ortiz-Cañavate, empresario vasco afincado en Japón, que se hizo con la propiedad convertirlo en casino y hotel de cinco estrellas, un proyecto que se truncó cuando el grupo Franco-Orenes-Río ganó el concurso del Casino de Extremadura.

El conventual franciscano ocupa una manzana en pleno corazón del Casco Antiguo, de ahí el interés del ayuntamiento en ponerlo en funcionamiento, para contribuir a la revitalización de su entorno. Se encuentra entre las calles San Juan, Bravo Murillo y San Gabriel, unido a la iglesia de la Concepción, que fue la capilla de convento en su origen.

Previamente, antes de contratar estas primeras obras de demolición selectiva, el ayuntamiento adjudicó en noviembre pasado el servicio arqueológico por 18.089 euros a Nuria Sánchez Capote.

Los motivos

A la hora de valorar la compra de este edificio y el traslado de servicios municipales, el ayuntamiento ha tenido en cuenta que se encuentra en el eje que sostiene el mayor número de edificios municipales: el de la calle Obispo Juan de Ribera, San Juan, plaza de Santa María, plaza Alta y de San José. Esta situación, próxima además al Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS) de la calle San Lorenzo, "contribuye a fortalecer la imagen conjunta de todos ellos y su carácter público, contribuyendo a ofrecer un mejor servicio y orientación del ciudadano".

Asimismo, ha intervenido que se encuentra en la zona "de mayor potencial histórico artístico de la ciudad", por lo que la obligación del ciudadano al acceso de los servicios públicos mejorará la relación de los habitantes de Badajoz con los elementos de valor patrimonial y contribuirá de esta forma a mejorar el acceso a la cultura.

Reconoce el ayuntamiento, que la localización del antiguo conventual, aun siendo estratégica, se encuentra degradada. Tiene en cuenta por todo ello que su rehabilitación y puesta en valor "podrá servir de motor para la rehabilitación del entorno".

Por otro lado, por el carácter singular del inmueble y la situación en la que se encuentra, fraccionado durante años a raíz de la desamortización de los bienes de la Iglesia, "nos ofrece la oportunidad para recuperar un edificio de valor patrimonial y arquitectónico". "Su rehabilitación -según recoge el pliego de condiciones- evitaría la continua degradación a la que actualmente se encuentra sometido".