El Consorcio del Casco Antiguo: Un futuro prometedor para Badajoz

Una pareja toma un vino con la Alcazaba de Badajoz al fondo.

Una pareja toma un vino con la Alcazaba de Badajoz al fondo. / EL PERIÓDICO

En palabras del poeta extremeño Manuel Pacheco: «La vida es sueño, el sueño vida, y la esperanza una flor». Esa esperanza florece en el Casco Antiguo de Badajoz, con el compromiso firme de transformar la ciudad y mejorar la calidad de vida de sus habitantes, conjugando la protección del legado histórico con un desarrollo sostenible.

El pasado 10 de abril fue un día histórico para Badajoz y, especialmente, para los vecinos del Casco Antiguo. La firma del convenio para la creación del ‘Consorcio Integral para la Recuperación Monumental, Patrimonial, Social, Económica y Urbanística del Casco Antiguo de Badajoz’ marca un hito en la lucha por la rehabilitación y revitalización de uno de los enclaves más emblemáticos de la ciudad más poblada de nuestra región. Este consorcio, resultado de la colaboración entre la Junta de Extremadura, la Diputación Provincial de Badajoz y el Ayuntamiento de Badajoz, responde a una demanda histórica de varias generaciones de vecinos, que llevaban años reclamando mejoras en materia de seguridad y servicios, así como la rehabilitación de su patrimonio. Los grandes proyectos son aquellos que son capaces de implicar a la ciudadanía.

Plaza Alta de Badajoz.

Plaza Alta de Badajoz. / EL PERIÓDICO

El 10 de abril de 2024 será recordado como el día en que, por fin, se escuchó al pueblo pacense. La presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, junto al alcalde Ignacio Gragera y al presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, ratificaron la puesta en marcha de este nuevo órgano en un acto celebrado en las Casas Consistoriales, en la Plaza Alta. Esta iniciativa ha sido largamente esperada. Ya en 1998, hace ya 25 años, la asociación Amigos de Badajoz planteó por primera vez la creación de un órgano de estas características.

Puerta de Palmas de Badajoz.

Puerta de Palmas de Badajoz. / EL PERIÓDICO

Este consorcio es una muestra clara del compromiso del Gobierno extremeño, que ha decidido participar activamente con un 43,5% tanto en el Fondo Patrimonial como en Gastos Estructurales. Además, el consejero de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Manuel Martín, copresidirá el Consejo Rector junto al alcalde, asegurando así una gestión equilibrada y eficaz.

El objetivo principal de este consorcio es promover todas las actuaciones necesarias para la conservación, rehabilitación, reconstrucción y mantenimiento del patrimonio histórico, arqueológico, arquitectónico, artístico, urbanístico y humano del Casco Antiguo de Badajoz. Este enclave, que a pesar de su riqueza ha sufrido un abandono injustificado, verá finalmente cumplido el sueño de su revitalización.

La política también consiste en identificar aquello que nos une, más allá de las siglas, y aunar esfuerzos en favor de los extremeños. Este consorcio es un ejemplo claro de cómo la cooperación entre administraciones puede traer consigo grandes beneficios para la ciudadanía.

Desde la Junta de Extremadura se aboga porque el desarrollo de una ciudad debe tener como referencia irrenunciable a las personas que la habitan. Mejorando su calidad de vida, garantizando el uso y mantenimiento de los lugares. Con este espíritu, el consorcio se dedicará a seleccionar al mejor equipo de profesionales para diagnosticar la situación actual y elaborar un plan de actuación que permita abordar las necesidades más urgentes del Casco Histórico. La firma de este convenio no es una medida aislada. Hace unas semanas, Badajoz fue declarada Municipio de Gran Población, designación que servirá para impulsar aún más el crecimiento y la revitalización de Badajoz.

Las aportaciones económicas del consorcio van en función de la participación de cada administración. El Ayuntamiento de Badajoz, con un 49% de participación, aporta 9.800 euros al Fondo Patrimonial y 111.000 euros para gastos estructurales. La Junta de Extremadura, con un 43,5% de participación, contribuye con 8.700 euros y 98.579 euros, respectivamente. La Diputación de Badajoz, con un 7,5%, aporta 1.500 euros y casi 17.000 euros.

El Casco Antiguo de Badajoz, uno de los mayores de España, es un tesoro que merece ser protegido y puesto en valor. Este consorcio se encargará de armonizar la conservación con el desarrollo, mejorando los aspectos económicos, culturales, turísticos, comerciales y residenciales de la zona. La cooperación y colaboración económica, técnica y administrativa entre las tres administraciones permitirá potenciar la rehabilitación y regeneración urbanística, dinamizando el turismo y fomentando los usos comerciales y culturales. Este dinamismo contribuirá a llenar de vida el centro de la ciudad, fomentando un entorno donde las nuevas generaciones puedan vivir, trabajar y prosperar. La preservación del patrimonio es tarea de todos; cada acción, por pequeña que parezca, suma.

La revitalización del Casco Histórico de Badajoz es más que un acto de conservación; es un acto de respeto hacia la capital pacense y sus ciudadanos. Es una reivindicación vecinal que persigue no solo embellecer las calles, sino devolver la dignidad y el orgullo a quienes han vivido y trabajado en ellas durante generaciones. Es un compromiso con nuestras raíces y con el futuro, asegurando que el legado que heredamos sea el mismo, o incluso mejor, que el que dejamos a nuestros hijos.

Esta revitalización está ahora más cerca y es más real gracias al convenio firmado recientemente, fruto de la colaboración entre la Junta de Extremadura, la Diputación Provincial de Badajoz y el Ayuntamiento de Badajoz, y no solo responde a una demanda histórica de los vecinos, sino que también establece las bases para un desarrollo sostenible y dinámico del corazón de la ciudad.