Según la fiscalía engañó a dos hermanas octogenarias

Juzgan por segunda vez en un año por presunta estafa a un vecino de Medina de las Torres

En septiembre fue condenado por el mismo delito al apropiarse de más de 160.000 euros de tres ancianos de su localidad

El acusado durante el juicio celebrado, ayer, en la Audiencia Provincial.

El acusado durante el juicio celebrado, ayer, en la Audiencia Provincial. / Andrés Rodríguez

Jonás Herrera

Jonás Herrera

2.787 euros. Es la cantidad de la que se apropió indebidamente y por la que se sienta en el banquillo a un vecino de Medina de las Torres. El juicio tuvo lugar ayer en la Audiencia Provincial. El varón usó la relación personal y la confianza que en él tenían dos hermanas de más de ochenta años para sustraerle la citada cantidad de dinero. 

Los hechos fueron en junio de 2022 cuando, tras varios cambios de comercializadora de suministro eléctrico, las víctimas recibieron una llamada en la que le solicitaban la cantidad de 2.787 euros como penalización por incumplimiento de contrato. Según la Guardia Civil, quien ha realizado la investigación previa a la fase de instrucción judicial, «sin haber sido llamado el acusado se personó en la vivienda de las víctimas para ayudarles y hacer la transferencia». 

Ese mismo día, este recibió la citada cantidad mediante transferencia por parte de un familiar de las víctimas, para después realizar lo propio a la empresa que, supuestamente, reclamaba el dinero. Esa segunda transferencia se realizó, según la investigación, a una cuenta que no correspondía a ninguna de las empresas eléctricas y fue devuelta a la cuenta del acusado. Nunca hizo llegar a las dos víctimas el dinero

La fiscalía lo acusa de un delito de estafa agravada que recoge el Código Penal en su artículo 250 y cuyas penas irían de entre uno a seis años de prisión y una multa de seis a doce meses. 

El acusado tiene antecedentes. En septiembre fue condenado por otro delito de estafa, pero las partes llegaron a la conformidad por lo que se suspendió la pena de dos años e ingreso en prisión; el condenado se comprometió a abonar 1.300 euros en concepto de responsabilidad civil cada mes hasta completar los más de 160.000 euros de los que se apropió. 

En esa sentencia se recogía que el beneficio de suspensión de condena quedaba condicionado a la no reincidencia en cinco años. Si ahora fuera condenado, se enfrentaría al alzamiento de la suspensión de la primera condena, con cumplimiento de dos años de prisión por el primer juicio, más la condena que establezca la sala del presente procedimiento, que se espera que se dicte en unos 15 días.