Fútbol. Primera Federación

Joaquín Parra: "Con Oliver, el Badajoz está abocado a la desaparición"

El ex presidente confirma en la Tertulia de Radiogolex que tratará de recuperar sus acciones y demostrar que no dejó a deber facturas

Joaquín Parra

Joaquín Parra / EP

Joaquín Parra está de vuelta, aunque a él le gusta decirlo de otra manera. «Parra no vuelve. Parra quiere aclarar cosas porque está cansado de escuchar muchas tonterías». El expresidente del CD Badajoz concedió una jugosa entrevista a la Tertulia de Radiogolex para repasar la actualidad blanquinegra y anunciar que tiene intenciones de recuperar su parte del paquete accionarial del club. Visiblemente molesto con lo que le ha tocado vivir y, sobre todo, por todo lo que se ha dicho sobre él cuando ha estado en la cárcel, Parra tiene ganas de revolverlo todo y demostrar que él no dejó a deber facturas en el Badajoz.

«Parra dejó cero deudas. En el concurso no aparece ninguna factura de la época Parra. Y el que pueda, que lo demuestre», se despachó en varias ocasiones. Y es que Parra está molesto por tener el papel de malo de la película, especialmente desde la entrada de Luis Oliver en escena. «Y luego está un señor que pone un tuit poco serio. ¿Quién es Orantes? ¿Qué pinta ahí? ¿Es dueño, socio o presidente? Que demuestre que ha comprado las acciones», espetaba Parra, que dice estar asombrado por el hecho de que el club no haya salido a nivel público a parar esta hemorragia de desconcierto patente en los aficionados.

La entrevista destapó algunos actores nuevos en la película de este CD Badajoz como el actual portero del Manchester United, David de Gea. Parra confesó que cuando negociaba la venta del club, le dijeron que detrás del grupo Lanuspe se encontraba el portero David de Gea, «pero nadie me habló de Luis Oliver. De hecho, Oliver se puso en contacto con mi hijo para saber si quería que le echara un cable y yo claramente le dije que no. Nos vendieron la moto».

«Me dijeron que detrás Lanuspe estaba David de Gea y me vendieron la moto y era Oliver»

Parra también está muy molesto con Bernardo Silva, el actual administrador del club. «Me parece otro más de la banda organizada. Me dice que los propietarios no reconocen la deuda, incluso estando argumentada». 

En mitad de la entrevista, en uno de esos silencios demoledores, Parra soltó la guadaña final: “El Badajoz, por desgracia, está condenado a la desaparición. Un enfermo se puede curar, pero un muerto no puede resucitar. Mientras esta gente esté ahí, no hay solución. Y va más allá: «Si es por dinero, Parra perdonaría su deuda. Pero si nadie perdona, yo tampoco lo haré». Apunta a que el club le debe 4,5 millones de euros. 

Suscríbete para seguir leyendo