Anécdotas de ‘La Roja’ en Badajoz

Cuando Raúl dejó de levantar cabeza

El histórico jugador español lució por última vez el brazalete y los colores de la selección en suelo nacional en el encuentro frente a la selección de Liechtestein, disputado en el Nuevo Vivero en el año 2006

Raúl -izquierda-, junto con Sergio Ramos -centro- y Fernando Torres -derecha- en el partido que España jugó en el Nuevo Vivero en 2006

Raúl -izquierda-, junto con Sergio Ramos -centro- y Fernando Torres -derecha- en el partido que España jugó en el Nuevo Vivero en 2006 / LCB

Luis Rollano

En una de estas casualidades que vienen de la mano del fútbol se construyó una bastante curiosa. Y es que fue precisamente en Badajoz cuando Raúl miró por última vez al cielo con el brazalete y la camiseta de la selección española mientras se entonaban los acordes del himno en suelo nacional. Es cierto que fue varios días después, en Belfast, cuando defendió los colores de ‘La Roja’ por última vez tras aquella sonrojante derrota en Irlanda del Norte. Pero en suelo patrio y como local, fue el Nuevo Vivero y la capital pacense los que pudieron ver por última vez a Raúl como gran capitán antes de que Luis Aragonés le apartara de la convocatoria e iniciara uno de los debates más polémicos que se recuerdan en el fútbol español.

La Selección venía tras pegársela en el Mundial de Alemania y firmó una goleada agridulce ante Liechtenstein con goles de Villa, Torres y Luis García. Precisamente este tridente ya restó protagonismo al por aquel entonces ‘7 de España’ en el torneo disputado en el país germano. Pese a ello, Aragonés mantuvo una apuesta bastante similar a la de la Copa del Mundo en esta primera convocatoria en la que disputaban dos partidos de clasificación para la Euro 2008 -que luego acabaron ganando-. Fue precisamente tras este partido que, pese al 4-0, dejó sensaciones encontradas, pero sobre todo en el ridículo histórico frente a Irlanda del Norte cuando el ‘Sabio de Hortaleza’ decidió apartar al hasta ese momento capitán de la nave para dar cabida a savia nueva en sus posteriores llamamientos y se ganó las airadas críticas de una buena parte de la afición.

De blanco

Curiosamente, ‘La Roja’ esa tarde de primeros de septiembre no vistió con su color habitual, si no que lo hizo con su segunda indumentaria, de color blanco. Algo que resultó, involuntariamente, muy simbólico para el también capitán madridista.