Fútbol. Tercera Federación

Esperanzador empate del Coria en Murcia

El gol de Juanjo Chavalés genera el optimismo de cara a un posible ascenso en el encuentro del sábado en La Isla

Juanjo Chavalés, celebrando su gol.

Juanjo Chavalés, celebrando su gol. / CD Coria

Valeria Aznar

1-MURCIA IMPERIAL: Erik Santiago, Juande, Lilu, Júnior, Jesús Hernández, Totti, Toral (Leandro, 63´), Raúl Sanchís, Ángel García (Mariano, 76´), Ismael Ferrer (Belmonte, 76´), Palomino.

1-CORIA: Marcos Barriga, Manu Martín, Guito, Gonzalo Llerena, Juanjo Rubio, Mancha (Pino, 69´), David López, Sergio Gómez, Juanjo Chavalés (Dani Mori, 86´), Alejandro (Pablo de Plasencia, 86´), Mercadal (Margallo, 78´).

GOLES: 0-1 (20´): Juanjo Chavalés. 1-1 (49´): Ismael Ferrer.

ÁRBITRO: Raimundo Sánchez Cerezuela (colegio andaluz). Tarjetas amarillas a los locales Toral, Ismael Ferrer y Leandro; y al visitante Dani Mori.

INCIDENCIAS: Encuentro disputado en el Enrique Roca-Nueva Condomina ante unos 5.000 espectadores, con decenas de seguidores extremeños.

El sueño del regreso a Segunda Federación está un poco más cerca del Coria, que jugará la vuelta en La Isla con un empate sufrido en la ida (1-1), en especial en la media hora inicial del segundo periodo. Pero los de Miguel Ángel Ávila dejaron un primer periodo para el recuerdo, anulando al Imperial y adelantándose con un golazo de Chavalés, y un tramo final del encuentro donde supieron enfriar las ansias granas. Eso sí, tras el descanso el equipo murcianista salió a por todas empatando con un hermoso gol de Ferrer. Tablas entre la juventud y la veteranía, y La Isla dictará sentencia a partir de las 20.00 de este próximo sábado.

Toda una cita para la historia en las filas del Coria, y en un escenariio de gala como es el Enrique Roca. Los extremeños, prácticamente con una línea de cinco atrás, salieron pisando campo adversario con ganas tratando de aprovechar la bisoñez del Imperial. Presión alta del Coria tratando de impedir la salida de pelota grana. Muy bien los de Ávila.

Imponían los caurienses su veteranía, llegando con centros y córners ante un rival muy deshilvanado y nervioso. Eso sí, el primer acercamiento local llegaba a través del carrilero Liru, con un disparo desde lejos a las manos de Marcos Barriga. Una arrancada de Palomino para el once local creaba incertidumbre en la defensa extremeña. Los granas arriesgaban en la salida, fiados a su calidad técnica.

Guito pone un centro peligroso a los 19 minutos en una de las primeras llegadas claras del once visitante. Y al minuto, contra perfecta de Juanjo Chavalés llegando con velocidad y talento para poner un disparo abajo, pegado al palo, que abría la cuenta para el Club Deportivo Coria. Arrancada letal y toque al palo largo para poner el 0-1. Pura clase.

Trató de reaccionar el Murcia Imperial con peligro en un centro muy cerrado y que pareció tocar en el travesaño de la meta del Coria. Eso sí, en las llegadas de los extremeños a las cercanías del área local, los nervios del joven arquero Erik Santiago alimentaban el optimismo celeste.

Después de la muy necesaria pausa para la hidratación, Juanjo Chavalés seguía haciendo diabluras por su banda forzando más de una falta, por desgracia sin finalización. Muchos nervios de un cuadro grana que comenzaba a buscar balones en largo ya que combinando se estampaba el Imperial ante la tela de araña perfectamente diseñada por Miguel Ángel Ávila, y que se le atragantó al once local.

Una llegada aislada de Liru para los locales acabó en caída en el área al paso por el minuto 41 donde el Murcia Imperial pidió penalti sin que el colegiado indicase nada. Respondió el cuadro cauriense con un zapatazo lejano de rosca a cargo de Juanjo Chavalés que el meta murcianista atrapaba esta vez con seguridad y en un final más animado, Ferrer disparó alto para el Imperial ya por encima de los 45 reglamentarios.

Segunda parte

En el segundo periodo, aviso inicial de los pimentoneros en una llegada de Toral hasta línea de fondo con centro defectuoso. Y antes del minuto tres, ocasión del Coria que Guito puso atrás para que Mercadal rematara con peligro. No obstante, pese a esta llegada extremeña, era el equipo local el que había salido a morder.

Toral volvía a avisar en una penetración dejando atrás a dos zagueros caurienses, y apenas a los cuatro minutos llegaba el tanto del empate, cuando Ismael Ferrer desde lejos estampó un trallazo lejano con la diestra en el fondo de las mallas, golazo que igualaba el encuentro y que era el premio a la fuerte salida del filial pimentonero.

Trataban de reaccionar los de Ávila, con un aviso de Chavalés en la estrategia, pero lo que estuvo a punto de llegar fue el dos a uno para el Imperial en un remate al alimón entre Ángel y Palomino, que se perdía fuera por muy poco. Las ocasiones de los jóvenes de la cantera murcianista caían en cascada, con Guito providencial desviando a córner en una nueva opción en las botas de Toral.

Chavalés contestaba en una llegada aislada de los azules con un trallazo por encima del travesaño. Pero pasada la hora de encuentro, Toral volvía a avisar en un disparo que acababa en servicio desde la esquina para los granas.

Tras unos minutos de cierta calma volvía a la carga el Murcia Imperial, con la defensa cauriense achicando balones en una racha de llegadas locales.

Pero el Coria imponía su ley y su veteranía, viendo que el empate a uno era un resultado estupendo pensando en el encuentro de vuelta. Los de Ávila le ponían cloroformo al encuentro mientras el Imperial tiraba de coraje queriendo acercarse a los dominios de Barriga. El arquero cauriense atrapaba un intento de Totti a menos de cinco del noventa y al final el empate quedó en todo lo alto.