Fuente de producción renovable

La generación hidroeléctrica marca en Extremadura máximos de una década

En los primeros meses del año esta tecnología alcanzó el mayor valor desde 2014

Estuvo un 41,5% por encima de lo producido en 2023 y multiplicó por más de cuatro la aportación de 2022

Imagen de archivo de la presa de Alcántara, la de mayor capacidad de producción hidroeléctrica de Extremadura.

Imagen de archivo de la presa de Alcántara, la de mayor capacidad de producción hidroeléctrica de Extremadura. / Francis Villegas

La generación hidroeléctrica se ha visto disparada en los últimos meses gracias al lluvioso inicio de año. Con muchas de las presas de aprovechamiento hidráulico casi a rebosar durante semanas, los desembalses han convertido a esta tecnología en la tercera con una mayor contribución al ‘mix’ eléctrico español entre enero y finales de mayo, con 18.556 gigavatios-hora (GWh) vertidos a la red. A ellos se suman alrededor de 2.500 GWh más procedentes de las centrales de bombeo.

Han sido mayores las aportaciones de la eólica (27.583 GWh), beneficiada también por los sucesivos temporales y borrascas que han ido atravesando la Península, y de la nuclear (20.061 GWh). En esta última, la climatología ha tenido, indirectamente, el efecto contrario, ya que varios reactores han tenido que parar esta primavera para evitar producir a pérdidas, al desplomarse el precio de la electricidad por la entrada en el sistema de un mayor volumen de generación renovable.

Extremadura es una de las regiones con una mayor potencia instalada en saltos de agua, con 2.277 megavatios, un 13,3% del total. Es la tercera mayor capacidad tras las de Castilla y León (4.398 MW) y Galicia (3.732 MW). Está concentrada fundamentalmente en la provincia de Cáceres. Solo la central hidroeléctrica de Alcántara se acerca a los mil, lo que se traduce en un potencial de abastecimiento para 640.000 familias, pero también están la de Cedillo, con una potencia nominal de cerca de 500 MW, que a máximo rendimiento permite generar energía renovable para un total de hasta 308.000 hogares, Valdecañas (249 MW) y Torrejón, con 132 MW.

En términos de producción, los datos de Red Eléctrica de España (REE) desagregados por comunidades autónomas solo abarcan hasta febrero. En esos dos meses se generaron 929 GWh, el mayor valor de la última década. Fue un 41,5% por encima del año anterior y multiplicó por más de cuatro el de 2022. Y lo previsible es que esta cifra se haya, cuando menos, duplicado en los dos siguientes meses, de forma paralela a cómo lo ha hecho a nivel nacional.

Energía almacenada

El boletín hidrológico que semanalmente publica el Ministerio para la Transición Ecológica, abaliza, entre otras cuestiones, la situación de los embalses, tanto de uso consuntivo como los hidroeléctricos. Y estos los mide en hectómetros cúbicos pero también en energía acumulada. Atendiendo a este segundo parámetro, la energía hidroeléctrica máxima disponible (la que se podría generar en teoría si toda el agua embalsada se emplease para producción), era en la última semana de mayo de 17.172 GWh, 67 GWh más respecto al boletín anterior, que representa el 74,6% de la capacidad total, el 150,5% de la disponible hace un año, el 134% de la media de los últimos 5 años y el 124,3% de la media de la última década. De ellos, 2.952 GWh están disponibles en la cuenca del Tajo y 309 en el del Guadiana.

Mapa de situación de los principales embalses extremeños.

Mapa de situación de los principales embalses extremeños. / CPM

Los embalses extremeños, al 68,5% de su capacidad

Los embalses extremeños contenían a fecha del lunes de la semana pasada 9.897 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone algo más del 68,5% de su capacidad total (14.444 hectómetros cúbicos). Es casi veinte puntos más de la que marcaban en la misma semana de 2023 (49,5%) y seis puntos por encima de la media de la última década (62,6%).