Demanda de la asociación de custodia compartida

José Carlos Hernández: «Por fin podemos llevar a nuestros hijos libremente al médico»

La entrada en vigor de la doble tarjeta sanitaria permite a los padres y madres separados o divorciados acceder a la asistencia sanitaria y prestación farmacéutica de sus hijos no emancipados de manera directa. En los siete primeros meses de aplicación, ya la han recibido 240 progenitores y unos 200 están en ello

El presidente de la asociación de custodia compartida, José Carlos Hernández.

El presidente de la asociación de custodia compartida, José Carlos Hernández. / Carlos Gil

Tener que ver a tu expareja para intercambiar la tarjeta sanitaria de un hijo ha sido una realidad a la que tradicionalmente han tenido que enfrentarse los padres y madres separados de menores no emancipados. Si bien, en la región ya no será necesario pasar por este mal trago, después de que el pasado 17 de noviembre entrase en vigor la medida puesta en marcha por el Gobierno regional de María Guardiola que posibilita la solicitud de un duplicado de esta tarjeta, convirtiendo a Extremadura en una de las primeras comunidades en ejecutar esta iniciativa.

Según destacó la Consejería de Salud, a través de este nuevo sistema se busca «preservar, en interés del menor, el derecho a un acceso inmediato a la asistencia sanitaria y prestación farmacéutica de forma directa». «Con el duplicado de la tarjeta, por fin podemos llevar a nuestros hijos libremente al médico o sacar las medicinas que necesiten», sostiene José Carlos Hernández, presidente de la asociación regional de custodia compartida y una de las personas que más ha luchado por ello. 

De hecho, en varias ocasiones escribió al Defensor del Pueblo solicitando esta prestación: «Quería que nuestros hijos tuvieran la posibilidad de tener un servicio sanitario como los de cualquier otro matrimonio». Pues bien, esta reivindicación histórica del colectivo ya ha sido atendida y, desde su aplicación, el Ejecutivo ya ha expedido 240 tarjetas y ocho están en tramitación. En este punto, Hernández afirma que hay unas 200 personas que están en el proceso y que todavía no la tienen, ya que «no es solo llegar y presentar dos papeles, hay que entregar toda la documentación como es lógico». 

Los beneficios

El presidente explica que el hecho de que solo hubiera una tarjeta para los dos progenitores se ha utilizado como otra arma más para hacerse daño, sin tener en cuenta a los hijos: «Puedo contar el caso de un papá que, como no tenía la doble tarjeta sanitaria y la medicación de su hija solo se conseguía con esta, durante los 40 días que pasó con la niña en verano, tuvo que llevarla al hospital para que le administraran la medicación».

La doble tarjeta sanitaria conlleva también la posibilidad de tener acceso más fácilmente a los historiales sanitarios de los hijos, aunque restan aspectos que mejorar, pues de momento «si el padre quiere hablar con el médico de su hijo se va a enterar la madre y viceversa». Asimismo, se está trabajando para adaptar el sistema informático del Servicio Extremeño de Salud (SES) y enviar a los dos progenitores las notificaciones en materia sanitaria relativas a sus hijos, como las citas médicas. 

Las reivindicaciones

En cuanto a las reivindicaciones que mantienen en este sentido, Hernández informa de que se sigue trabajando con la consejería «para que el padre o la madre pueda hablar directamente con el especialista, sin la necesidad de que haya que pedir una consulta en la que se cite al niño, tenga que ir el otro progenitor y se cree el problema de que padre, madre y niño se encuentren en la consulta». «Siempre hablo de que somos los papás mendigo porque vamos mendigando la información sanitaria de nuestros hijos», lamenta. 

Cabe destacar que la doble tarjeta sanitaria no implica cambio de médico ni tener dos pediatras, ya que simplemente se reproduce la misma información en las dos tarjetas. Para solicitarla, los interesados pueden obtener el formulario de manera física en las denominadas unidades de tramitación, ubicadas en los centros de salud y en los hospitales, o de forma online desde el portal del SES.

La asociación de custodia compartida regional se puso en marcha en 2015 con tan solo cinco personas y ya son unos 2.300 asociados. Por último, llama la atención que Extremadura se sitúe como una de las comunidades en las que menos custodias compartidas se conceden, con solo un 37%: «Podemos achacarlo a que es una tierra que tiene una justicia aún tradicional, por eso nos queda mucho, porque aún estamos 11 puntos por debajo de la media nacional».

TEMAS