Crisis comercial con el gigante asiático

Extremadura exportó casi 4 millones a China en productos porcinos

La consejera de Agricultura, Mercedes Morán, lamenta que el sector primario sea el «paganini» de las tensiones comerciales

Imagen de archivo de una granja de cerdos.

Imagen de archivo de una granja de cerdos. / EL PERIÓDICO

La decisión del Ministerio de Comercio de China de investigar prácticas de competencia desleal (antidumping) en importaciones de carne de cerdo y sus derivados procedentes de la Unión Europea (UE) puede suponer un importante quebranto para Extremadura. 

De hecho, en 2023, la región exportó al gigante asiático productos del cerdo valorados en casi 4 millones de euros. Así, desde la Cámara de Comercio de Cáceres se detalla que China compró a los productores extremeños carne porcina refrigerada o congelada por un importe de 801.000 euros. A esta cantidad se suma la procedente de jamones, con hueso y sin él, por una cifra superior de 2.346.000 euros, y los tacos de jamón y el loncheado por 728.000 euros. 

Dada esta situación, la consejera de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Sostenible, Mercedes Morán, se queja de que esta investigación sobre el porcino blanco repercute sobre los ganaderos y agricultores que se convierte en «los paganinis de las tensiones comerciales»

No obstante, Morán no aclara cómo repercutirá la medida en Extremadura y matiza que «China ha anunciado que va a estudiar los aranceles para el porcino blanco. Vamos a ver en qué queda esta tensión comercial entre Europa y China».

Sin embargo, la consejera protesta porque cuando hay «un desequilibrio de este tipo quienes son los afectados siempre es el sector primario» y recuerda los aranceles que EEUU impuso a la aceituna cuando hubo ayudas a las compañías aéreas. 

Respuesta a los aranceles a los vehículos eléctricos

Esta determinación china contra el cerdo europeo surge como respuesta a la decisión de la Unión Europea de imponer aranceles a los vehículos eléctricos fabricados en el país asiático. Además, las investigaciones se centrarán en los productos importados en 2023 y los posibles perjuicios que provocaron en el sector chino entre 2020 y 2023.

Además, la revisión durará seis meses y se centrará tanto en la carne de cerdo como en la casquería refrigerada y congelada, y en la grasa del animal, sus derivados y sus vísceras.

Asimismo, si para Extremadura la exportación del porcino representa un sector clave, no lo es menos para el resto de España, ya que, según fuentes de Comercio, representa el 61% de la factura de las exportaciones agroalimentarias desde el país a China procede del cerdo.