Ex+ | Los extremeños más influyentes |

César Castro: «Pensé en dejarlo, pero mi ilusión por lograr un sueño ha tenido más peso en esta ecuación»

Es una de las grandes esperanzas del deporte extremeño y también español. César Castro Valle (Plasencia, 1999) es un estudiante del Grado de Marketing y Dirección comercial que cuenta en su haber con un enorme palmarés en natación tanto a nivel nacional como continental. Tras perderse las grandes citas de Río 2016 y de Tokio 2020, espera poder sellar su billete para Tokio

César Castro

César Castro / Efe

Luis Rollano

Este 2024 es año olímpico. ¿Tenía ya ganas?

Por supuesto que había ganas de este año. Un año olímpico siempre es una motivación extra y es un año muy bonito a la vez que duro y sacrificado.

No pudo ser ni en 2016 en Río ni tampoco en Tokio. ¿Qué cree que aprendió de esa cruda experiencia?

Cada una de las dos fue distinta. La primera por lesión y la segunda por quedarme cerca de la clasificación y no poder intentarlo nuevamente pensando que podríamos lograr ir con el tiempo FINA B. Como tal, directamente poco se puede aprender, sí es verdad que detrás de todo sí se ha aprendido otras muchas cosas. Pero si algo tenemos claro es que unas olimpiadas es lo más top en el mundo del deporte, que no es algo fácil, pero es algo que tengo claro que quiero ser participe. 

¿Pensó en algún momento en dejarlo todo y abandonar?

Por supuesto. Entre lesiones, piedras en el camino y más dificultades que me han ido apareciendo, ha habido varias veces que me he planteado dejarlo. Incluso una época tuve que alejarme un poco sin saber que iba a pasar. Pero finalmente mis objetivos y mi ilusión por lograr un sueño han tenido más peso en esta ecuación.

¿En quién se ha apoyado durante todo este duro proceso?

Por suerte siempre he estado muy bien rodeado. Desde amigos, familia, círculos cercanos y staff. La suma de todos ellos ha sido, en parte, culpa de que a día de hoy siga luchando y haya salido adelante después de cada dificultad.

¿Qué significaría estar en París?

Un sueño cumplido. Todo el trabajo que llevo detrás. Ocho años desde mi clasificación y que todavía no he podido disfrutarlo, más años anteriores a ese ya entrenando y con una disciplina para luchar por ello. Pero a parte de todo eso y obviamente ser el objetivo o la meta por la que he estado trabajando tanto y haga que todo haya valido la pena, tiene que ser la satisfacción de no haber abandonado y haberlo intentado hasta el último momento. De todo lo que he aprendido en el camino hasta aquí, de aprender a vivir todo desde otra perspectiva y de haber podido vivir y disfrutar, a pesar de todos los problemas, de este mundo y este deporte.

¿Se pone algún objetivo o se centra únicamente en disfrutar?

Obviamente es un objetivo bien marcado. Somos ambiciosos, una vez allí, si finalmente lo conseguimos, lo siguiente será dar mi mejor versión y luchar lo máximo. Pero también he aprendido a disfrutar del camino, de nutrirme de otras cosas, de valorar todo mucho, incluso cuando las cosas no van tan bien.

Después de que la última cita olímpica fuera hace tres años por el aplazamiento de la pandemia se quedó un camino diferente y más corto. ¿Le ha condicionado?

Por supuesto, al quedar un ciclo olímpico de tan solo tres años, lo acaba haciendo mucho más cercano y alcanzable, a que sean cuatro años y se vea más lejos. Eso sumado a unos cambios en el lugar de entrenamiento y más cambios se han acabado quedando básicamente en dos años por lo que sí ayuda.

¿Se ve en plena forma o aún hay problemas físicos que superar?

Al final los problemas han pasado a ser parte de mi vida y mi día a día, por lo que hay que vivir con ellos. Desde enero del año pasado, vengo con un problema de cadera similar al de los hombros, y desde finales del año pasado mi hombro derecho ha vuelto a estar un poco peor y hemos tenido que adaptar y gestionar para poder acabar la temporada sea como sea y poder llegar. ¿Por lo que la temporada que viene tengo que volver a pasar dos veces por quirófano? Se verá después de los juegos.

¿A nivel anímico y de confianza se encuentra fuerte?

Sí, ha sido una de las temporadas que he podido hacer con mayor continuidad y casi sin tener parones. A pesar de estas dos últimas mencionadas, y sé que todavía tengo bastante por explotar, por lo que si todo sigue así sin mucho altercado por medio, todo irá bien.

¿Qué le gusta hacer fuera del agua para relajarse y evadirse de todo?

Cualquier cosa que le pueda gustar a cualquier persona normal. Hacer un buen plan con amigos, pasear con mi perro, dar una vuelta en coche por carretera y acabar con ver una puesta de sol.