Lucha contra los incendios

Extremadura ya cuenta con su primer aeródromo para luchar contra los incendios

Las instalaciones se ubican en la dehesa boyal del municipio cacereño de Mirabel

La Junta ha invertido 1.800.000 euros en su construcción

El consejero Ignacio Higuero en el aeródromo de Mirabel.

El consejero Ignacio Higuero en el aeródromo de Mirabel. / Junta de Extremadura

Extremadura ya cuenta con un aeródromo para luchar contra los incendios forestales y se ubica en la localidad cacereña de Mirabel, y en el que la Junta ha invertido 1.800.000 euros.

Así lo ha resumido el consejero de Gestión Forestal y Mundo Rural, Ignacio Higuero, quien visitó el lunes las nuevas instalaciones, que se ubican en la dehesa boyal del municipio. Se ha elegido este emplazamiento "para ofrecer las primeras asistencias en las zonas de alto riesgo de incendios forestales del norte de Extremadura como son la Sierra de Gata, Hurdes, Ambroz, Jerte, Vera y el Parque Nacional de Monfragüe", subraya el consejero.

La pista mide 23 metros de ancho y 934 de longitud asfaltada, más las franjas de seguridad de 60 metros en cada cabecera y de 30 metros a cada lado, situándose a mitad una calle de rodaje que da acceso a la plataforma de estacionamiento de las aeronaves y zona de repostaje. Además, el aeródromo cuenta con una vivienda de 125 metros cuadrados para uso de tripulación, un edificio de control e instalaciones de seguimiento y dos depósitos de agua de 50.000 litros cada uno para recarga de aviones.

Solo para luchar contra los incendios

El consejero resalta que el uso del aeródromo es exclusivo para operaciones de lucha contra incendios "destinada al aterrizaje y despegue de aviones de carga en tierra y anfibios dedicados a la prevención y lucha contra incendios", y recuerda que la Junta no disponía hasta ahora con aeródromo propio para que los aviones anfibios, "haciéndolo desde el aeropuerto de Talavera la Real, donde se mantendrán hasta que avance la campaña y sea oportuno llevarlos a Mirabel".

Estos anfibios se unirán a la nave contratada por la Junta de Extremadura, por lo que se podrán disponer de tres aviones anfibios Air Tractor AT-802 FIRE BOSS, más otro de similares características del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.