Los

Shara Pablos: «Siempre jugaba a ser cantante en mi habitación»

La historia de Shara Pablos (Cáceres, 1995) está ligada a la música desde muy pronto. También le viene desde edad temprana el arte de componer y el de actuar. Se dio a conocer a través de las redes sociales, donde pudo acceder a concursos que luego logró ganar. No tardaría en lanzar al mercado su primer single “No voy a buscarte”. No tardarían en llegar más éxitos con los que ha logrado convertirse en una gran promesa para el panorama musical, en concreto para el flamenco pop, acumulando con sus canciones millones de reproducciones

Shara Pablos.

Shara Pablos. / El Periódico

Luis Rollano

¿Desde cuándo cree que le gusta la música?

Desde que tengo uso de razón la música me ha acompañado. Desde pequeña, un CD de música era mi regalo favorito en el día de Reyes Magos y siempre jugaba a ser cantante en mi habitación.

¿Cuál fue la primera canción que se aprendió?

La primera canción que recuerdo cantar sin parar era “Lágrimas de amor” de Camela, además de todo el disco en sí. Por aquel entonces era una cinta de música comprada en la gasolinera.

¿La pasión por la música le viene de alguien o fue un proceso que nació por su cuenta? 

En mi familia, la música siempre ha estado muy presente en la vida diaria. Mi abuela también cantaba de niña y tuvo varias oportunidades de dedicarse a la música. Finalmente declinó esta posibilidad por ser otros tiempos en los que no era el oficio más común y mejor visto. Y mucho menos en mujeres. 

¿Qué es lo que siente cuando canta?

Lo que siento cuando canto es que, aunque las palabras y melodías parecen que salgan de mi voz, es el lenguaje de mi corazón capaz de conectar con el corazón del público de una manera directa e inolvidable.

¿Cuál ha sido su experiencia más memorable en el escenario hasta ahora?

Pues te diría que fue el fin de semana que canté en la gala de Radiolé para 10.000 personas y el público cantó conmigo mis canciones. Fue el momento más emocionante de mi vida.

¿Cuál es su canción favorita?

Imposible elegir una, pues escucho todo tipo de música, géneros y canciones diferentes. Pero una canción a la que siempre me gusta volver después de un tiempo es “Inventas” de Vanesa Martín.

¿Y el artista que más le hace vibrar?

Una de mis artistas favoritas y a la cual admiro infinitamente es Vanesa Martín.

¿Cómo se prepara mentalmente antes de una actuación importante?

Sobre todo el momento del minuto antes de salir al escenario, entre bambalinas, es el momento más difícil de la vida de un músico y no hay clave o tip acertado para afrontar ese momento desde la calma. Yo respiro profundo, evito pensamientos intrusivos y me conecto con mi corazón para que sea él quien salga en mi lugar y cuente todo eso que la gente quiere escuchar: mis canciones.

¿Algún artista que le inspire?

Vanesa Martín, India Martinez, Antoñito Molina…

¿Qué le dijo su familia cuándo le dijo que quería ser cantante?

Mi familia siempre me ha apoyado y es un sueño para ellos al igual para mi poder dedicarme a la música y la cantidad de cosas bonitas que me están pasando. Mi familia es mi mejor equipo y donde yo vaya, ellos siempre vienen conmigo.

¿Cómo utiliza las redes sociales y otras plataformas para conectarse con tus fans?

Las redes sociales son mi mejor aliado para promocionar mi música y conectarme con mis fans. Al final yo soy una artista que ha nacido en redes sociales a las cuales le estoy infinitamente agradecida. También reconozco que el mundo redes es algo que me apasiona y disfruto entonces todo fluye de manera natural. 

¿Con quién le gustaría compartir escenario?

Me encantaría compartir escenario con mujeres como India Martinez o Vanesa Martín y artistas masculinos como Antoñito Molina, Manuel Carrasco…

¿Cuál ha sido su actuación más especial?

La gala del Corpus de Radiolé el pasado 1 de junio.

¿Cuáles son sus planes y ambiciones futuras como cantante?

Seguir escribiendo canciones y que sigan conectando con las personas para poder llevarlas al escenario y cantarlas a pleno pulmón con mi gente. Gracias a la vida y a mi trabajo lo estoy cumpliendo y me siento plenamente feliz.