Inés Felipe: «Creo que hemos ido rompiendo muchas barreras y que la sociedad se va concienciando más»

Hace ya tres años que Inés Felipe Vidigal (Olivenza, 1986) cumplió su sueño olímpico en Tokio, donde disputó los Juegos Paralímpicos. Además de ser palista y tener París 2024 en el horizonte, ha estudiado informática, diseño de páginas web y creación de contenidos

Inés Felipe: «Creo que hemos ido rompiendo muchas barreras y que la sociedad se va concienciando más»

Inés Felipe: «Creo que hemos ido rompiendo muchas barreras y que la sociedad se va concienciando más» / El Periódico

Luis Rollano

¿Cómo empieza su relación con el piragüismo?

Mi relación con el piragüismo comienza a través de una amiga. Un día dando un paseo por Badajoz estaba cruzando el río por el Puente Real. Estaba observando cómo unos piragüistas pasaban por el río y le comentaba a mi amiga que tenía que estar guay montar en piragua. Ella fue la que me dijo que existía allí un club de piragüismo. Que por qué no me informaba. Y pasaban los días y ella cada día me preguntaba ¿Te has informado ya? ¿Lo has buscado? Hasta que llegó un día que le dije, “mira, sí. Para que me dejes en paz, ya lo he preguntado y me voy a auto regalar un curso de dos semanas de piragüismo. Voy a disfrutar de esas dos semanas y ya está. Ya me quito la espinita”. Pero llegué al club, me acogieron con los brazos abiertos yme pusieron todas las facilidades que pudieron y más. Hice el curso y a partir de ahí ya no pude dejarlo. Me atrapó (ríe). 

¿Qué siente al ir a bordo de la piragua?

Me encanta. Es una sensación de libertad muy grande. De poderte mover sin necesidad de ayudas como la silla de ruedas o unas muletas. De poder hacer un deporte en plena naturaleza. Y de todo lo que aporta personalmente al ponerte objetivos día tras día. Se ha convertido en mi forma de vida.

Usted ha remado mucho también fuera del agua por un deporte más inclusivo. ¿Es una lucha complicada?

A día de hoy se han conseguido muchos avances. Pero a base de mucho trabajo y mucha lucha día tras día, claro. Creo que hemos ido rompiendo muchas barreras y que la sociedad se va concienciando más, pero hay que seguir por ese camino y seguir sumando aún más.

¿Cree que hace falta más conciencia para facilitar la vida a una persona con capacidades diferentes?

A día de hoy creo que la sociedad es un poco más consciente que hace unos años, pero aún así creo que, si no le toca un caso muy de cerca, hay personas que no son nada conscientes en algunas situaciones o tienen mucha falta de empatía. 

Y en cuanto a una persona con discapacidad, creo que es tan importante el facilitarle ciertas situaciones como enseñarle y que aprenda a ser independiente. No hay nada como poder hacer las cosas por ti mismo y no tener que depender de alguien en todo momento.

¿Qué nos cuenta de su experiencia por Tokio?

A pesar de estar en una situación complicada por la pandemia, fue una experiencia increíble. Ya sólo por el hecho de conseguir una clasificación para los Juegos Paralímpicos, aunque fuera dentro de esa situación descafeinada, la disfrutamos mucho y volvimos con muchas ganas de trabajar duro por conseguir estar en los siguientes juegos y poder disfrutar de unos Juegos Paralímpicos con toda la normalidad.

¿Ha cambiado mucho su vida tras su presencia en unos Juegos Paralímpicos?

Siempre he sido una chica tímida y que suelo intentar pasar desapercibida, pero ahora me conoce más gente. Y ahora paso un poco menos desapercibida (ríe). Eso también me ha enseñado a ser un poco más abierta a los demás y conocer más gente.

París está en el horizonte. ¿Cómo lo ve?

Cada vez más cerquita, pero hasta entonces trabajándolo día a día con muchas ganas e ilusión. Tengo ganas de sacar lo mejor de mí.

Ha sido un camino olímpico mucho más corto que otros. ¿Le ha afectado?

En realidad, cada temporada nos preparamos para competiciones importantes como el mundial o el europeo. Se pueden considerar como referencia para ir trabajando hacia los juegos. En lo que sí lo he notado es en la sensación de que los tres años se me han pasado volando.

¿Qué le gusta hacer para relajarse tras una competición?

Tras pasar la competición, me gusta disfrutar con mis compañeros, salir a pasear y conocer la ciudad adonde hemos ido a competir. Comer o cenar juntos y comentar cómo hemos llevado el campeonato.

¿Cuál diría que ha sido la clave para estar presente en citas tan importantes?

El trabajo, el esfuerzo y el sacrificio de cada día. Sin cada uno de ellos en los entrenos de cada día habría sido imposible llegar a objetivos tan grandes. Ni siquiera se llegaría a los más pequeños.