Los extremeños más influyentes

J. Hernández: «Mi sueño es vestir a la presidenta, María Guardiola, y a Vanesa Martín»

Juanjo Hernández (Coria, 2000) aprendió a dar puntadas de la mano de su abuela. Con Coria por bandera, su máxima es demostrarle al mundo que desde una localidad pequeña se puede brillar sin renunciar a las raíces. Con sueños en constante renovación, acaba de abrir un atelier en el que la mujer empoderada es la protagonista

J. Hernández: «Mi sueño es vestir a la presidenta, María Guardiola, y a Vanesa Martín»

J. Hernández: «Mi sueño es vestir a la presidenta, María Guardiola, y a Vanesa Martín» / El Periódico

Irene Rangel

Irene Rangel

¿Cómo entra en el mundo de la moda?

La culpable de todo esto es mi abuela Felisa. Yo empecé a estudiar Bachillerato pero sabía perfectamente que ese no era mi camino. Decidí marcharmea Salamanca a estudiar un grado medio de Confección y Moda, que fueron los dos mejores años de mi vida. Después, Patronaje y Moda en Cáceres. En esa época me proclamé campeón de Extremadura en la modalidad de patronaje y moda en las Spain Skills. En el campeonato de España no tuve suerte, pero me matriculé en Asesoría de imagen personal y corporativa.

¿Con cuántos años cogió la primera aguja?

Mis primeras puntadas las di con 14 años. Fueron a un papel de cocina que me dio mi abuela para que aprendiera. «Primero aquí y luego, cuando sepas, a la tela», me dijo. Ella es para mi mis pies, mis manos. No quiero que me falte nunca, es lo mejor que me ha pasado en la vida.

Y ahora ha montado su propio atelier.

Hace menos de dos meses. En Coria, que es el lugar que me ha visto nacer y crecer. Lo tenía claro. En 15 días elegí el local y lo pusimos a punto, y el 4 de mayo abrimos las puertas. Es un sueño cumplido. En la vida hay que coger los trenes porque no sabes si habrá próxima parada. Y yo decidí subirme.

 ¿Y qué ha dicho la abuela Felisa cuando lo ha visto abierto?

Cuando ella me ha visto ahora montar lo que he montado, ve cómo la gente me conoce por mi nombre artístico, siempre dice que cómo iba a pensar ella unos años atrás que su dedicaría a lo mismo que ella.

«Extremadura pues no es fácil pero tampoco es difícil. Ojalá se me conozca por ser el diseñador de Coria»

 ¿Cuál es el tipo de mujer para la que trabaja J. Hernández?

A mí lo que me gusta es la mujer empoderada, la mujer libre, única. Que no necesita nada de nadie y es ella misma. Es lo que más me inspira. La mujer arrolladora. Es lo que más me representa porque mi círculo cercano es de mujeres. Mi abuelo y yo somos los dos únicos hombres de la familia, el resto son mujeres. Mi madre nos sacó adelante ella sola. Mi hermana. Mi amiga. Me inspiro en ellas, potras salvajes. Yo veía a mi abuela coser desde pequeño y tenía claro al cien por cien que era lo que quería. Me he criado entre telas.

Ella le enseñó a usted en los inicios y ahora usted quieres dar clases.

El día de mañana haré el máster para poder impartir clases en instituto y ser profesor. Quiero ser lo que mis profesores han sido en mí.

¿Cree que llegará a ser el diseñador extremeño por excelencia?

No sé qué será de mi vida porque soy mucho de vivir el momento, el día a día. Este mundo es bastante complicado y te tienes que estar siempre reinventando, tienes que hacer cosas nuevas, diferentes, para que la gente te conozca y hacerte un hueco en el sector. Extremadura pues no es fácil, pero tampoco es difícil. Así que ojalá, ojalá se me conozca por ser el diseñador de Coria, descendiente de Torrejoncillo y llevar el nombre ambos sitios y de mi abuela siempre por delante.

¿A quién le gustaría vestir?

Me encantaría vestir a Vanesa Martín y sueño con vestir a María Guardiola, la presidenta de la Junta de Extremadura. Es que me encantaría. Después de a ella, me gustaría vestir a gente importante, ¿sabes? Gente que valore el trabajo y gente que sepa lo que es en sí la confección a medida.

¿Está bien valorada la confección a medida?

Llevo dedicándome a este sector varios años y creo que muy poca gente lo valora. Ahora, sin embargo, la gente lo está empezando a poner al alza porque ahora es cuando más la gente se está haciendo traes a medida para eventos. Hay madrinas y novias que ya deciden no comprarse su traje sino hacérselo a medida.  La confección a medida incluye todo, una prenda exclusiva, un servicio de asesoramiento, el trato con el diseñador…

 Ahora tiene un nido, su atelier, pero ha estado llevando sus colecciones a muchos lugares de Extremadura organizando desfiles de moda.

He organizado desfiles en Coria, Moraleja, Torrejoncillo. Mi equipo y yo cogemos los bártulos, el baúl de los vestidos y vamos a donde nos llamen. Como yo digo, no hacemos desfiles sino espectáculos. Tenemos una escenografía bastante llamativa, soltamos cañones de confeti, cañones de fuego frío. Este año queremos incluir en nuestro espectáculo fuegos artificiales, a ver si lo podemos conseguir. Hay que quedarse para siempre en la retina y hacer que la gente disfrute.

¿Qué sueño le queda por cumplir?

Pues es que todos los estoy cumpliendo. Me encantaría que se me reconociera en mi ciudad por llevar su nombre por bandera. Ojalá me llevara la Medalla de la Ciudad. Ese sería el orgullo más grande.