TRAS LA DIMISIÓN DE YOLANDA DÍAZ

Sumar zanja el debate sucesorio y asume que Yolanda Díaz seguirá siendo su líder en la sombra: "No va a cambiar nada"

El partido abona la idea de que continuará siendo candidata a las elecciones generales: "Es nuestro mayor activo electoral"

Yolanda Díaz dimite para seguir liderando de Sumar y repetir como candidata en unas eventuales generales. La vicepresidenta segunda renunció este lunes a ser coordinadora general del partido Movimiento Sumar, en una forma de delegar de la parte orgánica pero mantener a la vez las riendas del espacio tanto en el Gobierno, donde seguirá siendo la interlocutora de Pedro Sánchez, como en el Congreso, donde continuará como presidenta del Grupo Parlamentario. También seguirá siendo la figura de más peso dentro de la dirección del partido, de la que continúa siendo miembro.

En Sumar zanjan la idea de se busque a un sucesor, asumiendo que nadie le hará sombra. "No hay un debate sucesorio", aseguran, en un intento de blindar el liderazgo de Díaz, que dentro de la organización sigue siendo incuestionable. "No hay que elegir un sustituto para Yolanda, porque ella sigue", defienden desde la cúpula del partido Sumar, donde se aferran a Díaz como máxima figura simbólica de la nueva formación, que fue constituida formalmente en su I Asamblea hace menos de tres meses.

Asumen que seguirá ejerciendo el liderazgo de Sumar, aunque no ocupe el máximo cargo orgánico. "Seguirá llevando la batuta", defienden voces de la cúpula. "No va a cambiar nada", apuntan otras voces, rebajando el impacto del cambio que se produzca a nivel orgánico. El abandono de la parte orgánica, que incluye una serie de lógicas internas de los partidos donde la dirigente no se encontraba cómoda, es en realidad una manera de asegurar su supervivencia política.

Esta operación para salvar a Díaz consiste en soltar lastre y renunciar a la faceta interna, la que más erosión general e los dirigentes políticos, con el objetivo de preservar su "perfil presidencial" y, llegado el caso, que vuelva a presentarse a unas generales como la candidata del espacio a la izquierda del PSOE. Una manera, en definitiva, de restablecer su imagen después de encadenar varias derrotas en las urnas y tras una serie de "malas decisiones", según admiten algunas voces de Sumar.

"NUESTRO MAYOR ACTIVO ELECTORAL"

"Yolanda Díaz es nuestro mayor activo político y electoral, yo creo que con eso se lo estoy diciendo todo", ha defendido el portavoz parlamentario de Sumar, Iñigo Errejón, este martes en la sala de prensa del Congreso, situándola como el principal referente del espacio en una eventual cita con las urnas.

El dirigente quiso despejar cualquier duda sobre el liderazgo de la vicepresidenta y Ministra de Trabajo y limitó su renuncia a una labor secundaria: "Anunció la decisión de dar un paso al lado únicamente en tareas orgánicas, pero no políticas", consideró. Errejón defendió su labor en el Gobierno, donde seguirá liderando el ala minoritaria de la coalición. Su dimisión, a su juicio, es el "reconocimiento de unos malos resultados" pero sobre todo a la hora de elegir "concentrarse en la prioridad de "cuidar" y "empujar al Gobierno de coalición.