+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

CAMPAÑA DEL DOMUND

212 parroquias recaban fondos para las misiones

La archidiócesis llama a sacerdotes, seglares y familias a ir de misión

 

Las 212 parroquias de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz destinarán las colectas de mañana a las misiones. El delegado Episcopal de Misiones, Gabriel Cruz, acompañado por los sacerdotes diocesanos y misioneros Serafín Suárez y Ángel Maya presentaron ayer la campaña del Domund, que este año tiene como lema Sal de tu tierra. En este sentido, todos coincidieron al destacar la necesidad de que curas, religiosas, seglares y familias se conviertan en misioneros. «hacemos una llamada a las comunidades para que se impliquen, porque necesitamos gente», aseguró Cruz.

En la pasada campaña, en la archidiócesis, con 73 misioneros en estos momentos, se recaudaron 186.000 euros, cantidad que, junto lo recabado en los 130 países donde se celebra el Domund, se deriva al Fondo Universal de Solidaridad, desde donde se reparte en las distintas misiones de los cinco continentes.

«Es dinero que llega y sin intermediarios», aseguró Serafín Suárez, misionero en Zimbawe desde hace casi 23 años. En este país, a su labor evangelizadora, suma la asistencia social, que se centra principalmente en la sanidad, con la construcción de clínicas, y en la educación, levantando escuelas de Secundaria y primaria. «La labor misionera de la Iglesia no se puede perder», señaló Suárez, quien recordó que, a pesar de la escasez de vocaciones, es necesario que se siga atendiendo a los países en vías de desarrollo.

Por su parte, Ángel Maya, que el año pasado regresó tras sus últimos 12 años como misionero en Perú --anteriormente estuvo otros seis-- aseguró que en este tiempo la situación de este país ha mejorado considerablemente, aunque sigue siendo necesaria la presencia misionera para llevar la palabra de Jesús y también para atender a las personas más desfavorecidos «porque los pobres siguen siendo muy pobres», lamentó. H