Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

disidencias

68

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
29/05/2018

 

Soy hijo de los perdedores de la guerra civil, de los que sufrieron sus consecuencias: el hambre, la persecución y la emigración. Mi padre y mi madre fueron unos humildes jornaleros que se buscaron la vida en la capital para, sobre todo, darles un futuro a sus hijos a los que vieron llegar a la Universidad. En mi casa nunca nos enseñaron a odiar, aunque sí sabíamos a quién temer. No he sido hijo de médico, abogado o empresario y nuestro veraneo era la playa del Guadiana.

Salimos todos adelante en esa felicidad impostada para las clases más humildes de los 60 y 70. No he pertenecido jamás a un partido político o sindicato pero corrí delante de los grises, me represaliaron por abuchear a un coche de FN o por reclamar en un cuartel derechos constitucionales que se me negaban y conocí al cojo Manteca. He votado al PSOE, a IU y al PP y no me dan ningún miedo Ciudadanos o Podemos. Creo que aquí no sobra nadie por mucho que algunos se empeñen en sobrar, pero tengo aún más claro que PSOE y PP son necesarios para la estabilidad de este país. Ahora tienen a otros dos compañeros de viaje que matizan sus políticas pero cuando el ruido de sables sonaba demasiado alto o las balas del terrorismo se cobraban vidas, solo estuvieron PSOE y PP. Algunos quieren expulsar de la vida pública al PP. Por casos de corrupción de hace quince años. A principios de los 90, el PSOE se asfixiaba con la corrupción y los crímenes de Estado.

Algunas cosas continúan y continuarán siempre, como ahora pasa en el PP, pero son minoría frente a miles de militantes y afiliados y millones de votantes. Gobernar es tener responsabilidades, tomar decisiones y dejar por el camino ratas que intentarán contaminarlo todo. Pero no sobra nadie. No pueden sobrar dos partidos que reconciliaron España, la metieron en la UE, después en el euro y la salvaron de la peor crisis de su historia. No sobran porque hay quienes quieren romper España, porque hay quienes no se definen y porque al PSOE le arrebataron, entre los cientos de víctimas del terrorismo, siete cargos públicos y doce al PP, junto a los dos de UPN. No sobra nadie, pero menos, quienes, en democracia, entregaron lo más valioso: la vida de su gente. 50 años más tarde del 68, la revolución era esto: salvarnos del populismo mediático y del sensacionalismo político.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.