+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

disidencias

Análisis

 

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
28/05/2019

Uno de los mejores analistas e intérpretes de la actualidad y de la condición humana nació en Stratford-upon-Avon, se llama William Shakespeare y dicen que murió allá por 1616. En Hamlet, leemos: «Ser o no ser, de eso se trata:/ Si para nuestro espíritu es más noble sufrir/ las pedradas y dardos de la atroz Fortuna/ o levantarse en armas contra un mar de aflicciones/ y oponiéndose a ellas darles fin./ Morir para no dormir; no más…» En Macbeth, escribe: «…¡Apágate, apágate breve cirio!/ La vida no es más que una sombra en marcha; un mal actor,/ que se pavonea y se agita una hora en el escenario,/ y después no vuelve a saberse de él: es un cuento/ contado por un idiota, lleno de ruido y de furia,/ que no significa nada». En La Tempestad: «Somos de la misma sustancia/ de que están hechos los sueños/ y nuestra pequeña vida está rodeada por la inconsciencia». En El mercader de Venecia: «El diablo puede citar las Escrituras para su propósito. En Medida por medida: «Pero el hombre, el hombre orgulloso,/ investido de una pequeña y corta autoridad,/ conociendo menos de aquello que cree más seguramente,/ y con su esencia de vidrio, como un mono colérico/ representa tan fantásticos camelos a la cara del Cielo/ hasta hacer a los ángeles llorar». Aunque le sigue muy de cerca Jean Grenier en su libro Sobre la muerte de un perro: «Creemos que vivimos y lo único que hacemos es sobrevivir. Sobrevivimos a las flores, a los animales domésticos, a nuestros padres. Nos sobrevivimos a nosotros mismos, ya que partes de nuestros cuerpos nos abandonan a lo largo del camino. Y más tarde también nuestros proyectos y recuerdos. Y todavía nos atrevemos a llamar a todo esto vida». En sus Pensamientos, Blaise Pascal sentencia: «Imaginemos una cantidad de hombres encadenados y todos condenados a muerte; cada día unos son degollados a la vista de los otros, los que quedan ven su propia condición en la de sus semejantes y, mirándose unos a otros con dolor y sin esperanza, esperan su turno. Es la imagen de la condición de los hombres». Llaman a la tierra, M-Clan canta: «He visto una luz, hace tiempo Venus se apagó. He visto morir, una estrella en el cielo de Orion. No hay señal. No hay señal de vida humana y yo, perdido en el tiempo, perdido en otra dimensión». La devastación nos precede, nos sigue y nos aniquila. Solo nos salvan nuestros libros y John Ford.