Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Arco

MARIA OrtizMARIA Ortiz
25/06/2010

 

TEtstas vacaciones volveré a disfrutar de las playas de Castellón y también volveré a sentir la vergüenza e indignación de viajar en el tren ARCO, el único que comunica Extremadura y la Comunidad Valenciana.

La primera vez que hice este trayecto comprobé como nuestra región jugaba, no ya en la tercera división de las líneas ferroviarias españolas, sino en la regional preferente y en fase de descenso.

Lo cogí en Vinaroz y hasta Puertollano todo fue bien. Viajábamos en un tren con unos diez vagones. La clase turista disponía de unos asientos limpios y cómodos, e incluso teníamos la posibilidad de tomar algo fresco y algún bocadillo en el vagón-cafetería. Un detalle nada desdeñable si tenemos en cuenta que el tren tarda unas doce horas en hacer ese trayecto.

Sin embargo, todo cambió a partir de la estación manchega. Los escasos pasajeros que nos dirigíamos a Extremadura no sólo cambiamos allí de vagón, parecía que habíamos cambiado también de época.

A punto estuve de caerme a la vía. Lo digo en serio. Me levanté de aquel nuevo asiento incómodo y roído con la intención de volver a la cafetería. Pero cual fue mi sorpresa al comprobar que ARCO ya sólo disponía de un vagón. Y, por supuesto, la máquina. Me vinieron a la memoria aquellas inolvidables imágenes de Búster Keaton en la película más famosa de la historia del cine mudo: El maquinista de La General . Solo que nosotros no teníamos que rescatar a la bella Annabelle Lee, aunque sí vivimos la odisea de llegar a Badajoz. Una sola vía para ambos sentidos y tramos donde no se podían superar los 60 kms/hora.

No me extraña que el trayecto de media distancia más deficitario del país sea Puertollano-Mérida-Zafra. ¿Quién va a querer viajar en esas condiciones? Pero si lo eliminan, ¿cuál es la alternativa hasta que llegue el ansiado AVE? Un caro billete de avión o la siempre peligrosa carretera. La dejadez de los distintos gobiernos por el ferrocarril en Extremadura sí tiene un nombre.

Las noticias más...