Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Una aventura para la UE

Ni las instituciones europeas ni los partidos consiguen enganchar a los ciudadanos con un proyecto que les emocione Los expertos destacan la falta de un liderazgo definido

IOLANDA MARMOL
16/02/2014

 

Batman contra Joker. Superman contra Lex Luthor. O la república contra el imperio. Carecería de interés una Guerra de las galaxias donde los jedis no estuviesen preparados, o si no existiese un Darth Vader amenazante. Desde Homero a la actualidad, cualquier narración, real o ficticia, necesita un héroe, un villano y una aventura por recorrer. Nada de esto encaja con el discurso de la UE y eso explicaría por qué este imaginario colectivo, en lugar de despertar pasiones, genera sopor. Europa no engancha a los españoles. Los expertos apuntan como responsables a los partidos y a las instituciones europeas, incapaces de generar un discurso compartido por todos los países que ponga de relieve la importancia de los ciudadanos como tribu y que destaque los aspectos afectivos de una identidad común.

"No existe un relato de la necesidad de defender la identidad europea. Necesitan crear una poética del enemigo, de la amenaza; necesitamos un héroe que tenga un reto por delante. Ese héroe serían los ciudadanos europeos que defienden su identidad y su cultura frente a figuras emergentes y amenazantes como EEUU o los BRICS Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica", explica el consultor Antonio Núñez. Otros expertos en la UE coinciden en que los partidos no han creado narrativa ni liderazgos y critican que, lejos de ello, han tratado de obtener rédito político de la incorporación a la UE.

Falta de humildad

"Las clases políticas nacionales no tienen interés en Europa. Cuando bajan del avión, si ha ido bien, es que han sido buenos negociadores. Si ha ido mal, culpan a la tecnocracia. No hay humildad, sino una lucha de egos absurda entre políticos, y así, los ciudadanos tienen una sensación de absoluta lejanía con Europa", explica Juan José Alvarez, catedrático en Derecho Internacional de la Universidad de el País Vasco.

En la misma línea, Xabier Barandiaran, sociólogo y profesor de Comunicación de la Universidad de Deusto, recuerda que cuando España era receptora de fondos comunitarios, "los políticos lo presentaban como un logro de su gestión, no como una parte de la integración en Europa" y concluye que los partidos tienen una "visión claramente instrumental" de la UE. "La modernización de países como el nuestro se olvida tan rápido que resulta frustrante. Toda la política agraria, las inversiones en infraestructuras, se han vendido como logros propios. Deberíamos pedir más responsabilidad a los políticos", sentencia Alvarez.

La principal consecuencia de esta utilización de la idea de Europa sería la falta de apego a una identidad común. Ignacio Molina, investigador del Instituto Elcano, constata que "no existe una identificación de los españoles con la comunidad europea", en gran medida por el uso partidista que se ha hecho y por falta de liderazgo. "Al final, después de unas elecciones, al ciudadano no le queda claro quién manda en el Parlamento europeo, pero sí sabe que sea quien sea el que mande, no tiene influencia sobre Merkel", afirma.

"El miedo lleva al lado oscuro", le dice Yoda a Luke Skywalker en una de las escenas más memorables de la Guerra de las galaxias . Siguiendo la alegoría, ese miedo habría llevado a los partidos en España a utilizar los mejores jedis en la arena nacional y a enviar al Parlamento europeo a personas menos valiosas. "Europa es para los partidos un puente de plata para liberar saldos o pagar servicios prestados", concluye Alvarez.

El sudoku de las listas

En la misma tesis abunda Molina, que considera que "la estructura oligárquica favorece que las listas a veces vengan por consideraciones territoriales o determinadas cuotas; es decir, que los partidos hacen las listas de candidatos más como un sudoku que por talento". El investigador, especialista en la UE, concluye que con demasiada frecuencia los políticos designados para ir a Bruselas no dominan los idiomas. "El Parlamento es allí más dinámico, requiere más práctica oral, menos dosis de crítica que aquí y sobre todo mucha negociación", afirma Molina.

Esta utilización espuria de la política europea se evidencia, según los expertos, en los comicios. "A los partidos solo les interesan las europeas como un termómetro para medir la temperatura interna, si se debilitará el bipartidismo, si se apoya al soberanismo en Cataluña... medirán en términos de legitimidad para las próximas elecciones", sentencia Barandiaran. En esa misma línea, Alvarez apunta que la elevada desafección mostrará el 25 de mayo una ruptura de lealtades con los partidos tradicionales y evidenciará la frustración del electorado. "Van a votar con la víscera, será un analgésico político", concluye. Ahora está por ver en qué medida los ciudadanos perdonan o no ese viaje al lado oscuro.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.