+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

el servicio se ha normalizado en horarios, vehículos y líneas, salvo la nocturna de jueves y sábado al ferial

El bus urbano registra menos del 50% de usuarios que antes de la pandemia

La media diaria es de 8.500 viajeros, frente a los 20.000 que lo usaban hasta mediados de marzo. Si la situación se mantiene, Tubasa podría cerrar el 2020 la mitad de pasajeros que el año anterior

 

Pasajeros en el interior de uno de los autobuses urbanos de la ciudad. - SANTI GARCÍA

Belén Castaño Chaparro
13/07/2020

El servicio de autobús urbano de Badajoz ha recuperado la normalidad en cuanto a número de vehículos, horarios y líneas (a excepción de la nocturna de jueves y sábado al ferial del Caya), pero la media de usuarios diarios es muy inferior a la que se registraba antes al estado de alarma: si entonces se contabilizaban unos 20.000 viajeros cada día, ahora la cifra ronda los 8.500. Con estos datos, si la situación se mantiene durante los próximos meses, la concesionaria del transporte público en la ciudad, Tubasa, podría cerrar el 2020 con menos de la mitad de pasajeros que el año anterior, cuando alcanzó los 5.737.092, según su gerente, Julián Pocostales.

Este significativo descenso de viajeros repercutirá directamente en las arcas municipales, pues el ayuntamiento mantiene el equilibrio financiero de la empresa, es decir, cubre la diferencia entre lo que pagan los pacenses y lo que cuesta el servicio, una cantidad que en el 2018 fue de 4,2 millones de euros. Durante los meses de confinamiento, los viajeros del autobús urbanos no superaban los 1.400 al día, por lo que el alcalde, Francisco Javier Fragoso, ya avanzó que la cuantía para compensar el déficit se incrementaría.

El gerente de Tubasa achaca a varias circunstancias la drástica disminución de usuarios del transporte urbano en la ciudad. Por un lado, al aumento del desempleo y la situación de crisis económica que atraviesan muchas familias, que han dejado de utilizar este medio de transporte para desplazarse hasta su puesto de trabajo, para hacer compras o disfrutar de lugares de ocio, y, por otro, al «temor» de contagiarse de covid-19, lo que hace que otros muchos ciudadanos prefieren moverse en sus vehículos particulares.

En este sentido, Pocostales quiso lanzar un mensaje de «tranquilidad» a los usuarios en cuanto a las medidas que se han adoptado en los autobuses que circulan por Badajoz para garantizar la seguridad de trabajadores y viajeros. Así, se han limitado los aforos eliminando los asientos que están detrás del conductor y se ha establecido un máximo de dos personas por metro cuadrado si se viaja de pie. Además, los vehículos no solo se desinfectan y limpian a fondo a diario en las cocheras de Tubasam, sino que con una furgoneta que presta servicio 16 horas al día, en las paradas de cabecera, se limpian con una solución desinfectante barras, asideros y cualquier elemento que los usuarios pudieran tocar. «Hay autobuses que se desinfectan cuatro veces por la mañana y cuatro por la tarde. Somos la única empresa de España que desinfecta sus vehículos en marcha», destacó.

Tampoco se permite aún pagar con dinero en metálico (suponía el 33% del volumen de pago antes de la pandemia), pero la tarjeta se puede recargar en el autobús.

La caída en picado de usuarios del autobús urbano llega después de un periodo de crecimiento, pues el año pasado se contabilizaron 50.000 viajeros más que el anterior, tras la puesta en marcha de las nuevas líneas exprés con microbuses y las modificaciones realizadas en las de Las Vaguadas y en la de Balboa y Villafranco, con la que se reforzó el servicio a Cerro Gordo. 

Una app para tener un servicio de autobús ‘a la carta’

Pese a la actual situación, Tubasa sigue trabajando en una nueva app a través de la que los usuarios podrán tener una especie de autobús ‘a la carta’. Bastará con que señale su posición y destino y se le comunicará el tiempo que tardará en pasar el vehículo por ese lugar. Una vez aceptado, el billete se abonará en ese instante a través del terminal. De este modo, serán los propios viajeros los que vayan generando líneas. La idea es probar la app en la línea nocturna, una vez que se reanude.