Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

balance del 2019

Cáritas atiende a más de 700 personas en su centro de promoción y empleo

El perfil más numeroso se corresponde con el de mujer mayor de 45 años y con escasa formación. El año pasado, 132 usuarios hallaron un puesto de trabajo a través de los diferentes servicios

B. CASTAÑO
26/01/2020

 

El Centro de Promoción y Empleo de Cáritas de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz atendió el año pasado a 708 personas a través de sus diferentes servicios, de las que 132 (18,6%) lograron encontrar un puesto de trabajo. Más de la mitad de los usuarios, 442, fueron mujeres y el perfil más numeroso se corresponde con el de una mujer mayor de 45 años, ydesempleada de larga duración y con escasa formación, según los datos facilitados por su directora, Ahinara Mendo. Del total de personas atendidas, 338 acudían a este recurso por primera vez.

La labor del Centro de Promoción y Empleo, ubicado en el Cerro de Reyes, pero con dos puntos de orientación laboral homologados en la barriada del Gurugú y en Mérida, se reparte entre distintos servicios con el objetivo fundamental de que personas en riesgo de exclusión social se inserten en el mercado de trabajo, pero también de dar respuesta a las necesidades que presentan en otros ámbitos, con la derivación a otros recursos de la oenegé. Esto conlleva, según explica su directora, que se lleve a cabo una atención individual desde la primera toma de contacto con el usuario y que el acompañamiento continúe incluso después de que se haya encontrado un empleo. «Se trabaja caso a caso, por eso se hace un diagnóstico, un plan de trabajo individualizado y se marcan objetivos y se temporalizan», explicó Mendo.

Por eso, el primer paso cuando una persona acude al centro es hacerle una entrevista y una vez que se han detectado sus necesidades desde un punto de vista «integral», se inicia el itinerario de inserción laboral. En el servicio de orientación laboral es donde se realiza el diagnóstico y se determina, siempre en consenso con el usuario, qué competencias sociolaborales necesita desarrollar para optar a un puesto de trabajo. En este área se atendió el año pasado a 499 personas (casi 300 nuevas), de las que 295 fueron mujeres y 204, hombres.

La formación es uno de los pilares del programa de empleo de Cáritas, pues la cualificación es «muy importante» para competir en el mercado laboral. En el 2019, asistieron a los cursos impartidos 55 personas (41 mujeres y 14 hombres). 15 se formaron en atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales, con certificado de profesionalidad; en operaciones básicas de cocina y cátering hubo otros 19 alumnos; y en el taller prelaboral de profesionales del hogar y cuidado de mayores, otros 16. Además, se llevó a cabo un curso de formación en el puesto de trabajo (es, decir en una empresa) del que se beneficiaron 5 usuarios.

En cuanto al área intermediación laboral, se atendió a 219 personas (84 de ellas nuevas). Desde este área también se trabaja con las empresas, con el objetivo de fomentar la contratación de los usuarios. En estos momentos se cuenta con 181 empresas vinculadas, que recurren directamente a Cáritas en busca de trabajadores, por las garantías que le ofrece la selección previa de candidatos que hace el propio centro, porque existe un acompañamiento al empleado y al empleador por si surgiera algún tipo de dificultad y, sobre todo, «por el boca a boca», pues la experiencia ha demostrado resultados satisfactorios.

El centro planifica su trabajo en función de los estudios del mercado laboral, para orientar a los usuarios hacia los nichos de trabajo con mayores opciones de inserción, y en función de esa demanda se programan también los diferentes cursos de formación, que tratan de cubrir los diferentes perfiles y niveles de exigencia del alumnado.

SITUACIÓN IRREGULAR/ La directora del Centro de Promoción de Cáritas señaló que la cifra de usuarios en el 2019 fue muy similar a la del año anterior, aunque sí han detectado un incremento en el número jóvenes que arrastran fracaso escolar y de personas inmigrantes en situación irregular que recurren a este servicio, estas últimas especialmente en la ciudad de Mérida. En este sentido, señaló que la situación de exclusión es aún mayor y resulta más complicado que se inserten laboralmente, pues en algunos casos, aunque cuentan con permiso de residencia, no lo tienen para trabajar.

Las noticias más...