+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Se tendrá que adecuar a las nuevas normas para cumplir con las medidas de seguridad a las que obliga la pandemia

El contrato del albergue juvenil se adaptará a la situación sanitaria

El ayuntamiento estudiará los cambios que hay que introducir para poder sacar a concurso su gestión. Las instalaciones del Revellín de San Roque cumplirán a finales de octubre 3 años cerradas

 

Albergue Juvenil El Revellín, en San Roque. - SANTI GARCÍA

Belén Castaño Chaparro
28/09/2020

El Ayuntamiento de Badajoz va a estudiar los cambios que se deberán introducir en el pliego de condiciones del contrato de gestión del albergue juvenil El Revellín para adaptarlo a la actual situación sanitaria y poder sacarlo a licitación. Según explicaron fuentes municipales, serán los técnicos los que determinen qué «reajustes» se deben hacer, aunque todo dependerá de la evolución de la pandemia, pues, de momento, la Policía Local de Badajoz continúa utilizando como sede estas instalaciones para que la plantilla permanezca repartida en distintas bases de trabajo y evitar así los contactos y posibles contagios.

El albergue juvenil, única instalación de este tipo en Badajoz, cumplirá el próximo mes tres años cerrado.

El alojamiento, que se inauguró en el 2013, dejó de prestar servicio en octubre del 2017, después de que cumpliese el contrato con la anterior concesionaria. Aunque la intención era que se reabriera pocos meses después, los trámites para sacar adelante el nuevo pliego de condiciones se demoraron mucho más de lo previsto.

Una de las novedades del nuevo pliego era el sistema de beneficio conjunto, frente al canon anual que recibía la adjudicataria anterior por parte del ayuntamiento, algo más de 217.00 euros anuales. Así, en el nuevo contrato que ahora se va a revisar, la concesionaria ingresaría el 40% de las pernoctaciones y el consistorio, el 60%. Esta fórmula resulta menos gravosa para las arcas municipales, pues antes la cantidad a abonar era la misma se registrasen o no clientes.

Para hacer más atractivo el contrato y compensar la reducción del canon anual, también se añadió al contrato, por un periodo de 4 años, la posibilidad de prorrogarlo dos más, así como se dotó a las instalaciones de una cocina industrial para que el nuevo concesionario pudiera disponer de cafetería y restaurante, con servicio a los huéspedes y al público en general, cuyos ingresos se embolsaría íntegramente.

Todos estos requisitos tendrán que ser ahora analizados por los técnicos municipales para adecuar el pliego a la actual situación sanitaria, además de los aforos, pues el albergue juvenil tiene 62 plazas repartidas en 11 habitaciones, lo que parece difícil de mantener en tiempos de pandemia. Tres de las habitaciones cuentan con cuatro camas; siete con seis plazas; y una tiene capacidad para ocho huéspedes, además los aseos son de uso común. De la misma forma habría que revisar el aforo del restaurante y la cafetería para que fuera posible guardar la distancia de seguridad.
Lo más probable es que si se modifica el pliego y se incluyen requisitos diferentes, también varíen las condiciones económicas del mismo.

Además de la gestión del albergue El Revellín, el contrato incluye el mantenimiento del centro de asociaciones juveniles, que también permanece cerrado desde que se acabó el contrato de la primera adjudicataria, a la que el ayuntamiento decidió no prorrogar la concesión mientras se sacaba de nuevo a concurso la explotación de estas instalaciones.

Para convertir esta fortificación defensiva, la única con foso inundable de la ciudad, en albergue se invirtieron 1,3 millones de euros procedentes del Plan E del Gobierno central y las obras se prolongaron durante cerca de tres años, tras lo que se dio uso a un edificio que llevaba mucho tiempo sin ninguna utilidad.

Desde que se cerró, los vecinos y empresarios de San Roque han reclamado en varias ocasiones que se agilizaran los plazos para que volviera a funcionar, pero, de momento, la reapertura de esta alojamiento sigue sin fecha y dependerá en gran medida de cómo evolucione la pandemia en los próximos meses que se le pueda poner.